Agradecemos al patrocinio de:

Suscríbete para recibir más noticias


Amistad de letras: Borges y Bioy

2015_02_01-Borges-y-Bioy-Interna

La amistad entre Jorge Luis y Adolfo es un modelo muy reciente de lo importante y productiva que puede ser esta relación entre quienes comparten intereses, ¡conócelos!

- Quizá conozcas su obra por separado, ¿pero conoces sus textos a 4 manos? ¡Son fantásticos!  

Hermanados por la amistad

La amistad entre dos o más personas puede volverse tan rica y atractiva como ellas quieran. En algunas ocasiones notables llega a convertirse en una fuente inagotable de imaginación, creatividad y trabajo. Uno de los mejores ejemplos en América es el de los escritores argentinos Jorge Luis Borges (1899-1986) y Adolfo Bioy Casares (1914-1999). Aunque pertenecían a generaciones distintas y los separaban quince años de edad, ambos tenían una vocación común: el gusto por las letras. Eran ávidos lectores de cuentos fantásticos, novelas policiacas y ensayos de filosofía de los más diversos autores que les sirvieron para desarrollar sus propias carreras literarias. Se conocieron en 1932 en la casa de la escritora y editora Victoria Ocampo.

La amistad no es menos misteriosa que el amor o que cualquiera de las otras faces de esta confusión que es la vida.”

Jorge Luis Borges.

 Una amistad de letras

Su amistad se prolongó el resto de sus vidas y fue un largo proceso de enseñanza y aprendizaje. Borges enseñó a Bioy a organizar mejor sus ideas y escribir de una manera más sencilla. Bioy enseñó a Borges a usar formas más clásicas y equilibradas en sus poemas y relatos. Cada uno brilló por cuenta propia con libros que se cuentan entre los más notables del siglo XX, como la colección de cuentos Ficciones (1944) de Borges, y la novela La invención de Morel (1940) de Bioy.

Pero aparte de esas creaciones individuales emprendieron la fascinante aventura de la escritura conjunta creando libros con las mejores virtudes de cada uno, pero también con nuevas características que resultaron de la combinación. Sus trabajos más logrados son los relatos policiacos y de misterio incluidos en Seis problemas para don Isidro Parodi (1942) y Crónicas de Bustos Domecq (1967). También escribieron juntos guiones para películas como Invasión (1969). En dos ocasiones colaboraron con Silvina Ocampo, la esposa de Bioy, para seleccionar lo mejor de la literatura fantástica y de la poesía argentina.

A lo largo de esos años compartieron cartas, conversaciones y entrevistas. Les gustaba reunirse en las cafeterías de la Calle Corrientes, una de las más importantes de Argentina. La muerte de Borges fue un duro golpe para Bioy quien, en los años que le sobrevivió, le siguió guardando cariño y fidelidad. En 2006 se publicó el libro Borges de Bioy Casares, un volumen de 1600 páginas que da cuenta de los recuerdos, diálogos y ocasionales disgustos de lo que algunos consideran “la amistad vital y creativa más productiva de la historia universal”.

 

 Conversa con nosotros sobre el valor del mes de febrero: la Amistad, en las redes sociales de Fundación Televisa en @fundtelevisa y en www.facebook.com/fundaciontelevisa.tieneselvalor

   

 También te puede interesar...

2015_02_01-Rivales-Urnas-Interna 2015_02_01-6-pasos-Interna 2015_02_01-Necesito-Amigos-Interna 2015_02_01-Borges-y-Bioy-Interna
 Amigas hace 40 años, rivales en las urnas Amistad en 6 sencillos pasos  Necesito amigos, pero ¡shhh! Es secreto Amistad de letras: Borges y Bioy
2015_01_01-Ruta-amistad-Slider      
La ruta de la amistad, legado de México 68