Agradecemos al patrocinio de:

Suscríbete para recibir más noticias


La nodriza: cuento de honestidad

Al final del cuento hay una serie de preguntas para conversar con los pequeños.

La nodriza

En el México del siglo XIX, Julio Díaz y Amparo Cota se enamoraron desde jóvenes. Aunque anhelaban casarse pronto, sus planes resultaron difíciles de cumplir, pues él tenía que labrarse una posición como abogado y ella tenía que cuidar a su padre enfermo. Pasaron los años, él consiguió un trabajo digno que le permitió comprar lo necesario para un modesto hogar y, a los pocos meses, el padre de Amparo falleció. A los tres años de casados ocurrió lo que tanto habían anhelado: ¡ella estaba esperando un bebé! Cuando lo supieron compraron todo lo necesario para el pequeño: camisas, pañales, mantillas, gorros, zapatos y un sinfín de artículos, incluyendo un colchoncito de plumas, cintas de colores, listones, moños y hasta un sonajero de plata. El parto no fue cosa fácil, pero el chiquillo nació sano y hermoso; le pusieron por nombre Carlitos. Sus padres sólo pensaban en él y dejaban a un lado cualquier otra actividad con tal de bañarlo, arrullarlo, cuidarlo y acariciarlo. El mamoncillo, como les decían a los niños de pecho, tenía un excelente apetito y se desarrollaba admirablemente… Sin embargo, a los cuatro meses empezó a desmejorar y lucía flacucho y ojeroso. Aterrados, Julio y Amparo llamaron al doctor Álvarez Moreno para que lo revisara.

Después de varios exámenes, el doctor concluyó que el problema estaba en la leche materna, que no bastaba para nutrirlo. Quisieron darle leche de vaca y el nene la escupía. Los ensayos con leche de cabra y burra tuvieron el mismo resultado. Los padres ya no sabían qué hacer. Una tarde, mientras miraba por la ventana, Amparo vio a una humilde mujer con cuatro niños, bastante desarreglados pero bien gorditos. Decidida, le preguntó si no quería trabajar como nodriza de Carlitos; es decir, alimentarlo con la leche de sus senos. Cuando Gabina —que así se llamaba la mujer— lo amamantó por primera vez, Carlitos succionó con apetito y una leche deliciosa, dulce y espesa se le derramó por la carita.

En cuestión de días fue recuperando su peso y buen color. Gabina se dio cuenta de lo mucho que la necesitaban en esa casa y aprovechó la situación en su beneficio. Pidió a cambio un sueldo mensual de muchos pesos, tres vestidos, dos pares de zapatos y ropa para sus hijos. Con esfuerzo Julio y Amparo le dieron todo eso… Sin embargo, las exigencias de Gabina iban en aumento: antojos a toda hora, alhajas, rebozos y hasta los vestidos de la señora de la casa. Un día Amparo supo que en el rancho de Gabina había ocurrido una grave inundación y que toda su familia había desaparecido. Cuando se lo informó, Gabina derramó algunas lágrimas, pero luego dijo: “Me alegro, porque así no tendré que darle a nadie de mi sueldo.” Ese mismo día Amparo y Julio determinaron enseñar a Carlitos a comer solo y despidieron a Gabina. Les dio miedo que el pequeño heredara la conducta deshonesta y el corazón de piedra de la nodriza.

Adaptación del relato homónimo de Victoriano Salado Álvarez

 

¿Y tú qué piensas…?

• ¿Crees que Julio reunió su patrimonio de forma honesta?

• ¿Cómo piensas que hicieron para comprar todo lo que necesitaba el mamoncillo?

• ¿Consideras que Gabina se comportaba de una manera justa? ¿Por qué abusaba tanto de la familia que le dio trabajo?

• ¿Qué opinas de su reacción al conocer las noticias de su rancho?

• ¿Te hubiera gustado que una mujer como ella hubiera sido tu nana o nodriza?

Conversa con nosotros sobre el valor de la Honestidad, en las redes sociales de Fundación Televisa en @fundtelevisa y en www.facebook.com/fundaciontelevisa.tieneselvalor