Agradecemos al patrocinio de:

Suscríbete para recibir más noticias


Su generosidad invita a la reflexión: ¿por qué somos tan pasivos?

2014_02_05-Ryan-Valores-Interna

¿Te imaginas un grupo de voluntarios de 6 años?, Bueno, él a esa edad dio de beber a medio millón en África.

 

La generosidad de un niño

Ryan Hrejac bien podría ser ícono de la generosidad, dime si no: a los 6 años, su maestra platicaba con el grupo sobre los problemas de escasez de agua potable en África, lo difícil que la tienen algunos niños para conseguir un poco. Ryan se distrajo, con los ojos cerrados se imaginó cuántos pasos tenía que dar hasta el bebedero más cercano, ¡ni siquiera 20! Su mente regresó a la clase y preguntó cuánto costaba una llave de agua potable en África… conseguir menos de cien dólares para acercarle agua potable a otros niños, parecía una tarea sencilla, se dedicó a conseguirlos, sus ganas de ayudar alcanzaron para juntar los 2000 dólares canadienses que realmente se necesitaban. Hoy, la Ryan’s Well Foundation, iniciada en el año 2000 por este joven, para canalizar de manera efectiva su generosidad, tiene 720 proyectos de agua potable y más de 910 proyectos de higiene en 16 países repartidos en tres continentes.  
“Busca aquello que te mueva a hacer algo, aunque sea pequeño. Cuando empecé sólo tenía seis años, creía que un pozo le daría agua al mundo… Era un niño, pero esa inocencia y curiosidad se convirtieron en algo más.” Ryan Hreljac.
    Ryan tiene un trato sencillo, alegre, parece estar disfrutar cada momento, es la persona más joven en recibir dos de los mayores honores que otorga el gobierno canadiense: la Canadian Meritorious Service Decoration y la Order of Ontario. Tuve oportunidad de platicar con él en 2013, antes de una conferencia dirigida a emprendedores sociales en la cual expuso cómo decidió recaudar dinero para darle agua a quienes no la tienen en África. Al final de la conferencia le pregunté qué hacer cuando los demás no sienten la misma pasión que uno, cuando nadie más se involucra, ¿cómo aceptarlo?: “Afortunadamente, a los seis años yo era muy terco y no aceptaba un no como respuesta, así que hablé con muchos niños, fui a todos lados, a muchas escuelas e hice mucho voluntariado. Con el tiempo, la dedicación y el tiempo dieron sus frutos”, me dijo. El resto de sus palabras, cargadas de solidaridad y buena voluntad, se encuentran en el video que preparamos para ti.  

Sigue nuestra conversación sobre la generosidad en febrero, a través de las redes sociales en @tienes_el_valor y en Facebook.