Agradecemos al patrocinio de:

Suscríbete para recibir más noticias


Adaptación

Elogio de la adaptación

'La adaptación humana consiste en un doble proceso: ajuste de la conducta del individuo a sus propios deseos, gustos, preferencias y necesidades, y ajuste de su conducta a las circunstancias del entorno en que vive, es decir, a las normas, deseos, gustos, preferencias y necesidades de las personas con las que interactúa ocasional o habitualmente.'

—Ana Elena del Bosque y Lidia Gutiérrez, Evaluación de la adaptación.

Definición: Adaptación.

f. Acción y efecto de adaptar o adaptarse. Adaptarse. prnl. Dicho de una persona: Acomodarse, avenirse a diversas circunstancias, condiciones, etcétera. Flexibilidad. f. Cualidad de flexible. Flexible. adj. Susceptible de cambios o variaciones según las circunstancias o necesidades. Aceptación. Acción y efecto de aceptar. Aceptar 1. tr. Recibir voluntariamente o sin oposición lo que se da, ofrece o encarga.4. tr. Asumir resignadamente un sacrificio, molestia o privación.

—Diccionario de la Lengua Española, Vigésimo segunda edición.

 

La adaptación es mi valor

Conoce la historia de la “China poblana” y cómo logró reunir lo mejor de tradiciones muy diferentes cuando llegó a nuevas tierras. También sabes qué peligroso es no saber adaptarse a los cambios. Tienes en tus manos información sobre los valores de adaptación, flexibilidad y aceptación.

Es momento de hacerlos parte de tu vida. Decía un viejo sabio griego llamado Heráclito que nadie se baña dos veces en el mismo río. ¿Por qué? Porque su agua fluye y todo cambia constantemente. Piensa en tu propio caso, ahora eres diferente a como eras hace tres años, más alto, más gordito (si comes muchos dulces), con conocimientos e ideas distintos. Las personas cercanas a ti también están cambiando: quizá papá tiene nuevas canas o tu hermanito ya aprendió a caminar.

Además, también cambian las situaciones: el mundo se modifica día a día y hay transformaciones en tu familia; tus papás pueden tener un nuevo trabajo, decidir cambiarse de casa, o ir a vivir a otra ciudad. Lo mismo ocurre con tus propias actividades y entorno: pasas de año, algunos chicos se van de la escuela y llegan otros nuevos que no conocías. Ir comprendiendo esos cambios no siempre es sencillo. Lo más fácil es cuando son para mejorar y, por ejemplo, entras a una escuela más bonita que la anterior. Lo más difícil es cuando no son para mejorar y, por ejemplo, pierdes algo valioso para ti, tus papás deciden separarse o tu mascota favorita se muere. En todas esas circunstancias interviene el valor de la adaptación: aunque las cosas se modifiquen tú permaneces firme y lleno de esperanza, aceptas lo que pasa y logras que las experiencias te hagan más rico. Con entereza, templanza y fuerza de voluntad sabes aprovechar los cambios para fortalecerte y sigues navegando en el río.

Para reflexionar

• Una persona desadaptada se aleja de los demás y corre el riesgo de quedar sola.
• Quien es inflexible pierde la capacidad de comprender a los otros.
• Los que no aceptan la realidad desechan la oportunidad de transformarla.

Un mensaje para los padres:

Uno de los temas que más inquieta a los padres es la conducta de sus hijos y si su comportamiento se adapta o no al promedio de los demás. Estos fenómenos no son hereditarios ni forman parte de la propia naturaleza del pequeño: son producto de experiencias anteriores, el sistema de “premios y castigos” y el aprendizaje en la casa, la escuela o la comunidad. Por esa razón, los comportamientos desadaptados pueden modificarse.

 

Un pequeño mundo a tu gusto 

El valor de la adaptación no consiste solamente en aceptar todo lo que pasa, en algunas ocasiones también te llama a que modifiques lo que hay a tu alrededor según tus gustos, sentimientos e intereses. Por ejemplo, si no te sientes contento en la escuela donde estás, puedes hablar con tus padres para que te cambien a otra. Si tu grupo de amigos no te hace feliz, puedes buscar a otros con quienes te la pases mejor. Si no te gusta la forma en que convive tu familia (tal vez hay muchas discusiones y pleitos) puedes expresarles tus puntos de vista sobre cómo te gustaría vivir. Lo importante en todos estos casos es que comprendas que los cambios son una gran oportunidad de hacer nuevos descubrimientos y desarrollar nuevos talentos, como quien va a otro país, conoce nuevas costumbres, aprende a hablar un nuevo idioma, prueba alimentos diferentes y, a la vez, comparte todo lo que lleva de su lugar de origen.

Muchas veces el secreto de la felicidad está en la capacidad de adaptarnos. Las personas inflexibles, que rechazan el cambio, se van quedando atrás y, en ocasiones recurren a malas estrategias (como el alcoholismo o el uso de drogas) para vivir en un mundo de mentiras. Eso nunca pasará contigo si tienes un corazón grande, te entrenas para ser resistente y das la bienvenida a todo lo que la vida te ofrezca. A veces los cambios que te dan más miedo pueden convertirse en el inicio de la mejor parte de tu vida. Espéralos siempre con emoción.

¿Ya lo sabías?

En biología la adaptación es el mecanismo mediante el cual los organismos vivos logran responder a las presiones y tensiones del ambiente. Los que la realizan exitosamente pueden obtener aire, agua y nutrimentos; hacen frente a las variaciones de la temperatura y la luz; pueden defenderse de los depredadores y enemigos naturales; responden bien a los cambios del entorno y facilitan la supervivencia de su especie.