Agradecemos al patrocinio de:

Suscríbete para recibir más noticias


Civilidad

Civilidad. Sociabilidad, urbanidad. Orden. Colocación de las cosas en el lugar que les corresponde. Concierto, buena disposición de las cosas entre sí. Urbanidad. Comedimiento, atención y buen modo. Cortesía. Demostración o acto con que se manifiesta la atención, respeto o afecto que tiene alguien a otra persona.

¿Cómo puedes practicar la civilidad? ¿Qué tiene qué ver este valor contigo?

Una de las maneras más sencillas de comenzar a ejercer este valor es mediante la cortesía. Saludar a las demás personas, interesarse en ellas y tratar de llevarnos bien con todos contribuye a crear un buen ambiente en el hogar, en la escuela y, en general, en todos los ámbitos de nuestra vida. Otra forma de civilidad tiene que ver con el respeto a las leyes, normas y reglamentos. La idea es hacerlo no solamente para evitar un castigo, sino sobre todo porque estamos convencidos de que ello permite que la sociedad funcione mejor. Además de lo anterior, este valor está próximo al de la participación. La civilidad supone, en efecto, involucrarse en las necesidades de la comunidad en la que vivimos, sentirnos parte de ella y colaborar para en favor del bien de todos (también llamado “bien común”).

 

Vamos a actuar

Reflexiona sobre la manera que tratas a los demás.

¿Eres cortés con los otros, los saludas, das los buenos días? Si deseas que los demás te traten con amabilidad y respeto, actúa de la misma manera con ellos.

Escribe un cuento sobre un país imaginario en el que no existe la civilidad.

¿Cómo sería? Investiga si existe en tu barrio alguna asociación de vecinos y pregunta a qué se dedican sus miembros.