– Fausta Ferrera
“En las casas limpias de puertas abiertas, no caben las cosas obscuras, ni caben las cosas secretas, ni hay rincones lóbregos, ni caben tristezas y hasta el ángulo más apartado las miradas penetran contentas. ¡Qué todas las almas tuvieran las puertas abie