Acciones de Comunicación

 

La usas todos los días en tu casa, en la escuela, en la calle, con tus amigos. Te sirve para dar y recibir información, para aprender sobre el mundo y dar a conocer tus pensamientos, para preguntarle a la señora de la tiendita si tiene los dulces que más te gustan, para informar al señor de la pesera dónde te vas a bajar, para saber qué planean los héroes de las caricaturas y para revelarle a alguien que lo quieres mucho. Esa herramienta tan útil que te permite relacionarte con los demás se llama comunicación y su objetivo es compartir experiencias y datos. En el mejor de los casos sirve para generar cooperación y fortalecer tu comunidad, un ambiente en el que otros te escuchan y tú los escuchas haciendo uso de la empatía. El fenómeno está presente en el reino animal. Los pájaros cantan y pían para buscarse, los mamíferos rugen y gruñen cuando se sienten amenazados para dar una señal de peligro a los otros miembros de su especie. Cuando están a punto de nacer, los bebés cocodrilos emiten un sonido para avisarle a sus madres que quieren salir del nido y hasta los insectos, como las cigarras, emiten un chillido para atraer a sus novias. Se ha descubierto que las ballenas cantan y sus voces pueden escucharse a cientos de kilómetros en el mar y que los delfines usan un lenguaje completo y elaborado. Tú, como miembro de la especie humana, cuentas con un gran recurso mejor que todos esos: las palabras que pronuncias y escuchas, que lees y escribes.

 

REFLEXIONA

El valor de expresarte Las palabras borran la distancia entre las personas. Muchos medios disponibles hoy día facilitan esa misión: un libro te sirve para conocer qué pensaba la persona que lo escribió hace quinientos años, el teléfono te permite conversar con amigos que se encuentran al otro lado del mundo y la computadora hace posible el intercambio instantáneo de mensajes. ¿Te das cuenta cómo se enriquece tu mundo gracias a las palabras? Entre todos los posibles empleos del lenguaje el mejor es cuando lo usas para vivir los valores. ¿Cómo es posible? El lenguaje deber servirte para expresar lo que sientes, lo que te gusta, lo que no te gusta, lo que te da miedo y lo que te alegra. Se trata de hacerlo siempre con honestidad para que los demás puedan conocerte bien. También debes usarlo para el diálogo. Éste sirve para despertar la solidaridad cuando compartes la misma situación o problema de alguien. También es útil para resolver problemas, conflictos y diferencias con los demás, para preguntarles por qué actuaron de determinada forma o explicarles por qué actuaste tú así: el otro puede ponerse en tu lugar y tú puedes ponerte en del otro, tratando siempre de ser respetuosos y comprensivos. Esas habilidades se van aprendiendo poco a poco y el proceso se perfecciona con el tiempo. Lo importante es que te atrevas a iniciarlo: que salgas de ti mismo escribiendo, hablando y dando a conocer quién eres, y también que disfrutes y entiendas lo que expresan los otros. La buena comunicación es el secreto para construir una humanidad más feliz y fuerte.

 

PROBLEMAS PARA PENSAR

¿Me comunico con los demás? Aunque en apariencia todos nos comunicamos es importante revisar si transmitimos y recibimos bien los mensajes. Esta prueba te ayudará a saberlo. Contesta sí o no en la casilla correspondiente: Estoy atento a lo que me dicen: (si) (no). Al hablar, me expreso bien, sin groserías: (si) (no). Invito a los otros a que me platiquen sobre ellos: (si) (no). Cuando participo en una conversación trato de ser amable: (si) (no). Sé cuándo debo dejar hablar a los demás: (si) (no). Mi lenguaje es amplio, empleo la expresión corporal: (si) (no). Cuando alguien me cuenta algo, hago preguntas: (si) (no). Soy capaz de guardar un secreto que alguien me cuenta: (si) (no). Aclaro las dudas que me preguntan los demás: (si) (no). Le pido a los demás que aclaren mis dudas: (si) (no). Los casos en que respondiste sí revelan tus fortalezas para comunicarte. Los casos en que respondiste no requieren corregir algunos detalles importantes. Propón, con ayuda de tus padres o maestros, alternativas para lograrlo.

 

LO QUE DICE LA GENTE

“Cuando tengo algún problema con mi esposa, siempre la invito a que conversemos.” —Raúl del Valle, dentista, 32 años. “Platicando aprendo.” —Marlene Castillo, alumna de preescolar, 6 años. “Lo mejor cuando hablas con alguien es no agarrar el micrófono. O sea, hablar tantito y dejar a la otra persona que hable.” —Alberto Rodríguez, maestro de inglés, 45 años.

 

LA COMPASIÓN EN SÍMBOLOS

Los mexicas o aztecas desarrollaron un rico lenguaje con varios símbolos. Uno de los más interesantes es una pequeña forma curva que representa la palabra y la comunicación. En sus antiguos códices y dibujos lo colocan frente a la boca de las personas para indicarnos que está hablando o dando algún mensaje importante.

 

LO QUE DICE LA GENTE

“Todo grupo humano [no importa si es grande o pequeño, si se trata de una familia, de un conjunto de amigos o de la sociedad entera de un país] se enriquece gracias a la comunicación, que marca el principio de la ayuda mutua y la verdadera solidaridad. Estos tres factores se orientan a un valioso objetivo común: el florecimiento de cada una de las personas y el respeto de las diferencias.” —Françoise Dolto

 

ACTIVIDADES

Actividades: Un laboratorio para la comunicación. Comunicarte bien con tus familiares, expresarles lo que piensas y lo que sientes, trae grandes beneficios. Usa estas recomendaciones para hacerlo.

  • Escoge un momento en que los veas tranquilos en casa.
  • Propón un lugar donde sólo estén los familiares que deben tomar parte en la plática.
  • Prefiere las zonas donde no hay ruido.
  • Pídeles que apaguen el radio, la televisión o la computadora, si están encendidos.
  • Pídeles que no contesten llamadas telefónicas durante la conversación.
  • Acomódense de una forma en que puedas verlos directamente a los ojos.
  • Organiza bien tus pensamientos antes de comenzar a hablar.
  • No te pongas nervioso: di con confianza cualquier cosa que quieras no importa si es una duda sobre las drogas o tu cuerpo.
  • Trata de ser muy claro en lo que dices, para que te entiendan bien.
  • Apoya tus palabras con gestos y movimientos, son el “lenguaje del cuerpo.”
  • Cuando hayas terminado de hablar, dales la palabra con una pregunta y escúchalos.

Acuérdate que la comunicación funciona en dos sentidos. Cuando tus padres sean los que quieren hablar contigo respeta las misas condiciones mencionadas.