Acciones de Éxito

Pequeños y grandes premios

Con seguridad has visto una competencia o algún programa de concursos. Tal vez tú mismo has participado en alguna situación donde estén en juego los primeros lugares, como la práctica de un deporte o un examen de conocimientos. Generalmente se llama “ganadores” a quienes obtienen la victoria y “perdedores” a quienes fueron derrotados. Con todos los desafíos que nos pone, la vida diaria se parece a esas competencias. Para conseguir lo que buscamos debemos superar cientos de obstáculos que exigen mucho de nosotros. Algunos proyectos dan buen resultado, otros no; de esta forma en ciertos momentos vivimos triunfos y los disfrutamos con alegría, en otros vivimos derrotas y nos dan tristeza. Aunque a todos nos gustaría ser siempre ganadores, lo importante es el esfuerzo y la honestidad que apliquemos para obtener lo que buscamos, así como el autocontrol que nos ayuda a permanecer tranquilos más allá de los resultados. En otras palabras, trabaja con entrega para conseguir lo que buscas. Si lo logras, no creas que eres superior a los otros; si no lo logras, no pienses que eres inferior a los otros. Eres simplemente una persona que está luchando por ser mejor y deberás seguirlo haciendo el resto de tu vida. La única satisfacción segura que puedes tener es la entrega y dedicación que pongas en tus actividades. “Nuestro éxito dependerá de mantener en secreto nuestra identidad y nuestras actividades de seguridad.”

—Batman y Robin, 1943

REFLEXIONA A la medida de cada quien. Hoy día muchos piensan que ser un triunfador o tener éxito en la vida consiste en poseer casas y automóviles lujosos, dinero y poder sobre los demás. Consideran que todas sus actividades deben perseguir esos objetivos. Para conseguirlos algunos se olvidan de los valores más importantes y se convierten en delincuentes. En otras ocasiones cuando los que piensan así no logran lo que buscan se vuelven tristes y amargados. En vez de copiar esos modelos de éxito o envidiar los logros de los demás, lo importante es que tú crees tu propio modelo de acuerdo con tu propia vida, tus ilusiones y tus circunstancias. Por ejemplo, un pequeño discapacitado que no puede mover las piernas no debe proponerse ser el mejor corredor del mundo, porque siempre saldrá derrotado. Lo que sí puede hacer es esforzarse un poco más para valerse por sí mismo. Cada logro que obtenga será siempre una victoria única e irrepetible. El camino al éxito tiene dos secretos más. El primero es saber reponerse de las derrotas pequeñas y grandes una y otra vez. El segundo es no sentirse presionado por lo que los demás esperan de nosotros. Defiende siempre tu libertad, rechaza los castigos crueles y recuerda que el compromiso es contigo mismo: traza tu objetivo, busca tu camino y trabaja poniendo todo tu empeño. Eso y no los premios caracteriza a una gran persona. “La riqueza puede ser maravillosa, pero el éxito puede desafiar nuestro temperamento como el más poderoso adversario.” —Conan el Bárbaro, 1982 PROBLEMAS PARA PENSAR En la vida de todas las personas hay triunfos y derrotas, proyectos e imágenes del éxito. Conocerlas te ayuda también a conocer a los demás. Haz una pequeña encuesta a los miembros más cercanos de tu familia con las siguientes preguntas:
  • ¿Cuál ha sido tu mayor triunfo? ¿Por qué?
  • ¿Cuál ha sido tu mayor derrota? ¿Por qué?
  • ¿Lograste reponerte de la derrota? ¿Cómo le hiciste?
  • ¿Qué meta te gustaría alcanzar? ¿Por qué?
  • ¿Qué estás haciendo para lograrla?
  • ¿Cuál es tu mejor oportunidad en el presente? ¿Por qué?
Ahora contesta tú mismo esas preguntas y compara tus respuestas con las de los miembros de tu familia. ¿Hay algunas coincidencias? LO QUE DICE LA GENTE “El triunfo se obtiene dedicándote en cuerpo y alma a lo que quieres.”

—Olivia Montañés, capturista, 32 años

“Cuando manejo en la carretera pienso que el camino es un aprendizaje.”

—Jesús Mora, transportista, 54 años

“De grandes mis amigos quieren ser presidentes o aviadores. Yo quiero ser el mejor nevero.”

—Diego Riestra, alumno de primero, 6 años.

“Sin duda somos la compañía artística más exitosa en el mundo del espectáculo. Y espérense a lo que sigue”.

—Los Muppets, 1986

EL ÉXITO EN SÍMBOLOS Los trofeos y las diferentes medallas que reciben los competidores de algún evento, en especial los deportistas, representan un brillante reconocimiento al esfuerzo que realizan por obtener los mejores lugares. LO QUE DICEN LOS LIBROS El fracaso y el éxito se llevan en el espíritu, en la forma de ver y reaccionar ante los acontecimientos de la vida. Un hombre ganador, es un hombre fuerte, un hombre que no pierde la confianza en sí mismo, ni la esperanza de éxito aun en sus peores fracasos. El ganador siempre se pone por encima de sus circunstancias, incluyendo sus fracasos y éxitos. El perdedor, por el contrario, se deja dominar por ellas y se somete a las circunstancias que lo rodean. —Alberto de la Peña, El fracaso como ingrediente del Éxito. ACTIVIDADES Cada quien debe tener su proyecto de éxito y trabajar para conseguirlo. ¿Tienes ya el tuyo? Piensa en una pequeña meta que te gustaría alcanzar y trata de lograrla siguiendo estos pasos. El ejemplo que proponemos aquí es aprender a saltar la cuerda. 1. Defíne bien tu meta, por ejemplo: “me gustaría aprender a saltar la cuerda.” 2. Consigue los elementos necesarios (la cuerda) y busca el espacio adecuado (un patio). 3. Pide información a alguien que sepa; por ejemplo, el maestro de deportes. 4. Comienza a trabajar. Fija un momento del día para practicar. 5. Registra por escrito tus progresos y piensa qué te hace falta corregir; por ejemplo “no debo enchuecar las piernas”. 6. Practica con constancia hasta que consigas tu propósito. No se vale dejarlo. 7. No permitas que nadie te castigue o te presione si no logras lo que buscas. 8. Cuando alcances el éxito sigue esforzándote y proponte otros objetivos, como saltar la cuerda hacia atrás. 9. Comparte tus logros con los demás. Enseña a tus amigos a saltar la cuerda. 10. ¡Busca un nuevo proyecto “El éxito y el triunfo merecen un brindis. ¡Salud entonces!”

—Ratatouille, 2007