Acciones de Fortaleza

Éste es el momento

  • Aprende a ser extraordinario en lo ordinario: lucha contra los grandes y los pequeños problemas, piensa siempre en la forma de solucionarlos.
  • Resiste con alegría aquellas molestias que no pueden evitarse: levantarte demasiado temprano para llegar a tiempo a la escuela o dormirte un poco tarde por estudiar.
  • Si tienes algún miedo que no puedes manejar (a los chicos mayores o a alguien que te molesta en la escuela), comunícalo a tu maestro o a tus padres. Diles que te expliquen qué hacer y que sólo intervengan cuando sea indispensable.
  • No corras riesgos o peligros innecesarios para demostrar tu fortaleza, manifiéstala en las circunstancias que te ofrece la vida.
 

Educando en la fortaleza

El hogar es el laboratorio para construir hombres y mujeres fuertes, y los adultos responsables deben considerar esta tarea como una de sus misiones más importantes. Quienes tienen a su cargo a un menor se preocupan por su buen estado de salud brindándole una alimentación y los servicios médicos necesarios que garantizan un adecuado crecimiento. Sin embargo, pocas veces distinguen la importancia de las acciones para fortalecer su carácter, un elemento indispensable para propiciar su desarrollo emocional que puede abordarse con diferentes estrategias. Cuando el niño sea capaz de hacer algo por sí mismo, hay que darle la oportunidad y motivarlo por sus logros; la sobreprotección es contraproducente para su carácter. Si expresa vacilaciones con respecto a sus capacidades hay que transmitirle seguridad mediante palabras de aliento. Si en el proceso comete algún error deben evitarse las expresiones derogatorias como “tonto” o “inútil”: podrían incapacitarlo de por vida.  

Escuela de valores

La escuela ha de ser un centro educativo para la fortaleza, y el maestro un guía firme en esa misión con estrategias sencillas y un ejemplo permanente. El trabajo que usted desarrolla en el aula con los niños no debe abordarse como la transmisión mecánica de datos y conocimientos, sino como un proceso integral que busca dotarlos de habilidades para convertirlos en personas más seguras de sí mismas, con mayor capacidad de dar una respuesta efectiva a las dificultades que, por razones inherentes a la vida, han de enfrentar desde ahora o cuando sean adultos.
  • Cuando descubra la incapacidad o el déficit de algún chico con respecto a alguna habilidad o materia, trate de darle una atención personalizada. Escuche y comprenda qué le cuesta trabajo y trate de apoyarlo.
  • Dialoguen, en el aula, sobre los temores o inseguridades de cada alumno y presenten, en grupo, alternativas de solución. Aparte de su finalidad concreta, esta dinámica aporta un sentido de la solidaridad y la cooperación.
  • En los casos que sea prudente comparta con ellos sus propios retos personales del presente o del pasado y explíqueles cómo los ha manejado. Escuche con atención sus puntos de vista y las alternativas que plantean.
 

Un mensaje para los padres

Para educar hijos poderosos A cualquier padre consciente de su responsabilidad le gustaría criar hijos tan fuertes y sanos en el aspecto físico como en el mental. El primer aspecto se logra con medios como la alimentación, el deporte y los servicios médicos. El segundo requiere esfuerzos más diversificados y sutiles, como enseñarlos a ver las dificultades con optimismo, capacitarlos para reconocer y superar sus errores, brindarles seguridad en sí mismos, respetar sus decisiones razonables, pero no aceptar sus caprichos; educarlos en una cultura del esfuerzo y el respeto a los demás y trabajar con ellos para ampliar su tolerancia a la frustración. Aunque ninguno de nosotros  tenemos tanta fortaleza como nos gustaría, este esfuerzo se recompensa con pequeños mejor integrados y más estables que, en el futuro, serán hombre y mujeres solventes.   Problemas reales, soluciones de valor ¿Nos vemos a la salida? En los últimos años de la primaria y durante la secundaria se vuelven comunes las peleas escolares como demostración de fuerza. Generalmente son encabezadas por supuestos líderes que se distinguen por su poder físico. El conflicto no se limita a los varones pues se ha verificado un claro aumento en los pleitos protagonizados por mujeres con excepcional violencia física. Por lo general comienzan por motivos sin importancia e incluso se ha puesto de moda organizarlos nada más porque sí, sin razón alguna. En Bogotá, por ejemplo, se practica el llamado fighting donde el objetivo del combate, que se promociona entre los estudiantes, es sólo demostrar quién puede más y ofrecer un entretenimiento a los demás. Aunque en el pleito los participantes demuestren el poder de sus puños, también están exhibiendo que carecen de la genuina fortaleza que hace posible la solución pacífica de los conflictos, el desarrollo de actividades recreativas diversas y constructivas y la búsqueda de la armonía. Demuestra tu fortaleza con ideas, estrategias y proyectos no con tus puños: recuerda que siempre habrá alguien más poderoso que tú.  

Un mensaje para los maestros

Problemas de aprendizaje Es frecuente que los alumnos que presentan problemas de aprendizaje sufran el rechazo de sus padres y maestros quienes se desesperan por su rezago. A usted, como docente, le corresponde atender especialmente esos casos,  desarrollar fortalezas en el alumno y no ser indiferente a sus debilidades. Para abordar esas situaciones use estrategias especiales: divida las tareas en etapas pequeñas; proporcione más tiempo para completar los exámenes y ejercicios; enseñe destrezas que le permitan organizarse mejor; trabaje muy de cerca con los padres para fomentar la autoestima e impulsar en especial aquellas habilidades que se le dan al chico de manera natural. Quizá tenga un mal desempeño en física y matemáticas, pero sea excelente en ciencias sociales.

Actividad

1º y 2º grados

Propósito: Que los estudiantes identifiquen el valor de la fortaleza al reflexionar sobre la resolución sin violencia de conflictos cotidianos. Procedimiento: 
  1. Reúna a los alumnos y pregunte si alguna vez han visto que un niño mayor moleste o le pegue a un niño más pequeño. Permita que por turnos expresen libremente sus experiencias. Indague qué opinión tienen sobre esas situaciones.
  2. Invite a los alumnos a observar juntos el siguiente video en internet: http://www.educacionenvalores.org/spip.php?article2616
  3. Realice cuestionamientos como los siguientes:
  • ¿Cuál era el problema del niño pequeño?
  • ¿Cómo creen que se sentía?
  • ¿Cómo se resolvió su problema?
  • Si fueran el niño que dialoga con el niño grande, ¿qué le dirían?
  • ¿Qué creen que hizo que el niño grande cambiara de opinión?
  • ¿Consideran que se requiere fortaleza para cambiar actitudes violentas? ¿Por qué?
  • ¿Quién creen que es más fuerte, el que pega o el que dialoga? ¿Por qué?
  • ¿Creen que exista una fortaleza interior?
  • ¿Cuál es la diferencia entre ser fuerte físicamente y ser fuerte por dentro?
       4. Invite a los alumnos a dar ejemplos de niños y niñas que consideran que tienen fortaleza interior y por qué.
       5. En un cartoncillo o pliego de papel craft escriba la siguiente frase incompleta: Soy fuerte cuando... Motive a los alumnos a expresar a través de dibujos diversas situaciones en las que consideren que practican la fortaleza.

 

3º y 4º grados

Propósito: Que los estudiantes reflexionen acerca del buen trato que merecen las personas con discapacidad y sobre el ejemplo de fortaleza que nos brindan. Procedimiento: 
  1. Pregunte a los alumnos si han notado que todos los seres humanos nos parecemos y al mismo tiempo somos diferentes. Pida que den ejemplos. Pregunte si alguna vez han visto que alguien se burla de otro por ser diferente. Permita que expresen sus ideas libremente.
  2. Invite a los alumnos a leer el siguiente texto: Martínez-Salanova, Enrique, "La historia de Hellen Keller y Anne Sullivan", 8 de marzo de 2011 http://www.uhu.es/cine.educacion/cineyeducacion/temaskeller.htm

La historia de Hellen Keller y Anne Sullivan

Hellen Keller quedó sorda y ciega a causa de una enfermedad cuando tenía 19 meses de edad. Llegó a desarrollarse culturalmente y ser una escritora y conferenciante mundialmente famosa. Hellen no se desanimaba facilmente. Pronto comenzó a descubrir el mundo usando sus otros sentidos. Tocaba y olía todas las cosas que estaban alrededor de ella y sentía las manos de otras personas para "ver" lo que estaban haciendo e imitaba sus movimientos. Cuando tenía siete años de edad inventó 60 signos diferentes que le servían para comunicarse con su familia. Al no poder expresarse ni entender, su frustración y rabia aumentarán con la edad. Se convirtió en una persona salvaje, revoltosa y muy agresiva. Esta situación evidenció la necesidad de hacer algo. Justamente, antes de cumplir 7 años, la familia contrató a una tutora privada.
Anne Sullivan venía de un ambiente muy pobre. Había perdido la visión cuando tenía cinco años y fue abandonada en una casa de escasos recursos. Tuvo la suerte de encontrar un lugar donde fue bien acogida, el Colegio Perkins para Ciegos en Boston. Después de varios años, y tras dos operaciones con éxito, recuperó su visión. Se graduó obteniendo el título de honor. Para el director de la escuela estaba claro que Anne Sullivan era la persona adecuada para educar a Hellen Keller.
El primer paso de Anne fue comunicarse con ella venciendo su agresividad con fuerza y paciencia. El siguiente paso fue enseñarle el alfabeto manual. Anne le ponía en contacto con los objetos y le deletreaba en la mano las palabras. Así comenzó a animarse y cada cosa que encontraba le preguntaba a Anne cómo se llamaba.
Así fue preparando a su alumna con nuevas palabras e ideas que necesitaría para enseñarle a hablar. Como resultado de todo este trabajo, Hellen llegó a ser más civilizada y amable, y pronto aprendió a leer y escribir en Braille. También aprendió a leer los labios de las personas tocándoles con sus dedos y sintiendo el movimiento y las vibraciones. Anne la ayudó a estudiar en varias instituciones trabajando con otros materiales y textos, enseñándole distintas lecciones y actuando como su intérprete.
Ella descifraba en las manos de Hellen lo que los profesores decían en clase, y transcribía en los libros utilizando el sistema Braille.
Hellen se graduó con título de honor de la Radcliffe College en 1904. Tenía un poder de concentración extraordinario, muy buena memoria y muy buenos recursos personales para mejorar. Mientras estaba en aquella escuela escribió La historia de mi vida. Este libro tuvo gran éxito y gracias a él ganó suficiente dinero para comprarse su propia casa. Hellen colaboró en la creación de la Fundación Americana para los Ciegos con el objetivo de ofrecer servicios a otras personas ciegas. Llegó a ser famosa, invitada por muchos países y recibió títulos de honor de diferentes universidades extranjeras.
   3. Abra un diálogo con los alumnos en el que reflexionen sobre la fortaleza de estos dos personajes. Realice cuestionamientos como los siguientes:
  • ¿Por qué creen que Hellen estaba enojada y se mostraba agresiva cuando era niña?
  • ¿Cómo creen que Anne ayudó a Hellen a dominar su carácter?
  • ¿Creen que dominar nuestro carácter nos hace personas más fuertes? ¿Por qué? ¿Qué pasaría si todos domináramos nuestro carácter?
  • ¿Alguna vez han observado situaciones en las que las personas con discapacidad reciben burlas o malos tratos? ¿Qué opinan de eso?
  • ¿Creen que las personas con discapacidad nos proporcionan un ejemplo de fortaleza? ¿Por qué?
    4. Invite a los niños a sentarse por parejas. Pida que sin hablar, uno de ellos le dé una instrucción a su compañero usando solamente señas con las manos. Cambie los roles. Al concluir la actividad pida que expresen cómo se sintieron, cuáles fueron las dificultades que enfrentaron y cuáles fueron sus sentimientos.
    5. Genere una reflexión sobre la fortaleza de las personas con discapacidad para enfrentar situaciones cotidianas.
                          http://www.olimpiadasespeciales.net/que-hacemos