Acciones de Patriotismo

Reflexiona

El héroe que llevas dentro

Desde los primeros años de la escuela nos enseñan a respetar símbolos como la bandera, el escudo y el himno. Conocemos las hazañas de los héroes nacionales, como Miguel Hidalgo, Josefa Ortiz de Domínguez y José María Morelos que arriesgaron sus vidas por la independencia de México. También escuchamos relatos sobre hechos militares con armas en terribles campos de batallas. Todos ellos nos ayudaron a forjar la patria, el México donde vivimos hoy, y por eso les rendimos homenaje. Sin embargo, ellos hicieron sólo una parte del esfuerzo. El amor por la patria no se limita ni se detiene en esos grandes momentos, es un sentimiento vivo todos los días que más de cien millones de habitantes debemos poner en práctica constantemente. El primer paso es saber quiénes somos, conocer la historia y la cultura mexicana. El segundo, reconocer cuál es el patrimonio que tenemos como país (desde los recursos naturales hasta las construcciones y el carácter de la gente, su ingenio y resistencia. El tercero es usar esa identidad y ese patrimonio para el bien común: luchar para que todos tengan acceso a las mismas ventajas y oportunidades, reconocer en cada habitante del país a una persona llena de dignidad, indispensable para México. Una advertencia importante: los buenos patriotas no son intolerantes, aceptan las derrotas en los partidos de fútbol y las críticas constructivas para corregir errores. Además, saben reconocer el valor de otras naciones y culturas. Después de todo, más allá de la patria todos formamos parte de la humanidad y somos ciudadanos del mundo. PROBLEMAS PARA PENSAR Un mensaje para los padres Hoy día miles de mexicanos abandonan el país e ingresan ilegalmente a Estados Unidos en busca de nuevas oportunidades. Ya desde que cruzan la frontera viven grandes peligros, como morir en el desierto o encerrados en un transporte. Cuando logran llegar a su destino sufren racismo, persecuciones, explotación y maltratos. Además están lejos de sus familias y extrañan las costumbres de México: desde el idioma hasta las tortillas. ¿Hay casos así en tu comunidad? ¿Qué sabes de ellos? Si no cuentas con ejemplos cercanos, investiga y pregunta por qué tantos compatriotas salen de México. Tus respuestas serán una lista de problemas; por ejemplo: “se van porque aquí no encuentran trabajo”; “se van porque el dinero no les alcanza”. Encuentra, por lo menos, cinco de esos motivos y propón soluciones para cada uno. Por ejemplo: “si se van porque no tienen trabajo, en mi estado podrían crearse nuevos empleos”. Al final haz una lista de cinco razones por las que tú nunca te irías de México y explícalas. LO QUE DICEN LOS LIBROS “Que como la buena ley es superior a todo hombre, las que dicte nuestro Congreso obliguen a constancia y patriotismo, moderen la opulencia y la indigencia, y de tal suerte se aumente el jornal del pobre. […] Que las leyes generales comprendan a todos. […] Que la esclavitud se proscriba para siempre. […] Que a cada uno se le guarden sus propiedades y se respete su casa como en un asilo sagrado. […] Que en la nueva legislación no se admita la tortura. […] Que las tropas extranjeras o de otro Reino no pisen nuestro suelo.”

—José María Morelos y Pavón, Sentimientos de la Nación, 1813.