Acciones de Perseverancia

Con ganas de triunfar

  • Antes de iniciar alguna actividad piénsalo bien. Una vez que te decidas llévala a término de la mejor manera posible.
  • En cualquier tarea que desarrolles no te des nunca por vencido. Busca nuevas estrategias o recursos para concluirla.
  • No diversifiques demasiado tus intereses y actividades. Selecciona tus favoritos y concéntrate en ellos.
Ponle límites a tu perseverancia: no descuides las demás tareas propias de tu edad o de tu vida. Aprende a reconocer cuando realmente no es razonable seguir persiguiendo un objetivo

Palabras para las familias

La familia y el ámbito doméstico ofrecen el campo ideal para el entrenamiento en el valor de la perseverancia. Gracias a ustedes los chicos pueden alcanzar la meta.
  • Mantenga un ritmo constante de hábitos y ocupaciones en la casa, construirá el ámbito más apropiado para el esfuerzo continuo.
  • Induzca a los hijos a completar actividades que requieran tiempo y concentración. Evite que “salten” siempre de un asunto a otro.
  • Fomente en ellos, según sea posible, el ámbito del ahorro familiar. Es la muestra más clara de que con una conducta constante se consiguen objetivos.
  • Sea usted constante en el trato con ellos y perseverante en el proceso de su educación. Ofrecerles una imagen consistente a lo largo del tiempo fortalece su personalidad.
 

Palabras para los docentes

La escuela es el espacio más adecuado para fortalecer las competencias relacionadas con el valor de la constancia y ustedes, los mejores entrenadores técnicos para chicos de “alto rendimiento”.
  • Cree en ellos (más allá del reglamento de la escuela) conciencia sobre lo importante que es asistir a clase en forma regular.
  • Diseñe actividades extracurriculares que se vinculen con este valor: el cultivo de una planta, la realización de una artesanía a lo largo del ciclo escolar, etcétera.
  • Hágales comprender que las tareas escolares no son un castigo, sino la prolongación del esfuerzo que se hace dentro del aula.
Reconozca, periódicamente, el esfuerzo continuo de los alumnos con momentos de esparcimiento, descanso o diversión, en los que se desentiendan, por completo, del estudio.