Adiós a Oliver Sacks, Imaginantes

oliver sacks tolerancia valores

En este adiós a Oliver Sacks, Imaginantes te comparte la cápsula que José Gordon y su equipo le dedicó a este explorador de la mente y la tolerancia.

  • Un talento dedicado a mostrar la magia que radica en la cabeza del ser humano.

Divulgador de las maravillas del cerebro

El 30 de agosto de 2015, a los 82 años de edad murió el neurólogo Oliver Sacks, quien fuera un gran estudioso del cerebro y su funcionamiento, a través de sus obras como Despertares, Migraña, Veo una voz, Musicofilia, Con una sola pierna, Alucinaciones, entre otros, describió de manera ágil, clara y amplia los mecanismos que se ponen en acción con ciertos padecimientos, particularidades y afecciones de este fascinante órgano. Poco antes de morir contó que su madre lo maldijo cuando se atrevió a confesarle su homosexualidad, hecho que seguramente influyó profundamente en la tolerancia hacia la diferencia que marca todos sus ensayos. Oliver Sacks cambió la forma en que vemos a los demás, y en la que nos vemos a nosotros mismos.

Tomemos como ejemplo a uno de sus personajes, “El artista autista” que se acerca al lenguaje a través del dibujo en El hombre que confundió a su mujer con un sombrero, puede servir para resumir su forma de concebir la vida:

“¿El ser una isla, el estar separado, es inevitablemente una muerte? Puede ser una muerte, pero no inevitablemente. Porque aunque se hayan perdido las conexiones horizontales con los demás, con la sociedad y la cultura, puede haber conexiones verticales, intensificadas y vitales, conexiones directas con la naturaleza, con la realidad, sin influencias”. Oliver Sacks.

Su personaje lograba esas conexiones directas a través de su capacidad para dibujar. Su reto como científico fue darle una oportunidad, buscar formas para guiarlo y lograr que encuentre una vida plena en su diferencia radical. Ese fue siempre su objetivo como científico y como escritor… La tolerancia hacia los demás, hacia quienes no comprendemos y percibimos como diferentes a nosotros mismos.

Ya en vida su trabajo le mereció grandes y numerosos reconocimientos, en especial el de sus lectores, así como críticas provenientes del sector más conservador de las ciencias médicas. José Gordon y su equipo en Imaginantes* le han dedicado una de sus fascinantes cápsulas, la titularon Oliver Sacks-Ceguera y Fantasmas Visuales, y te la compartimos más después de una cita de la que se ha considerado como su “carta de despedida”, es decir el último texto que escribió antes de morir.

 

 “No quiero parecer sentimental ante la enfermedad. No estoy diciendo que haya que ser ciego, autista o padecer el síndrome de Tourette, en absoluto, pero en cada caso una identidad positiva ha surgido tras algo calamitoso. A veces, la enfermedad nos puede enseñar lo que tiene la vida de valioso y permitirnos vivirla más intensamente.” Oliver Sacks en una entrevista a El País, en 1996.

https://youtu.be/1lDIq3P00Ss

  Únete a la plática sobre el valor del mes de octubre: la Tolerancia, en las redes sociales de Fundación Televisa en @fundtelevisa, facebook.com/fundaciontelevisa.tieneselvalor y facebook.com/FundacionTelevisa