Civilidad, sugerencias para el maestro
Es la capacidad de saber vivir en sociedad y se basa fundamentalmente en el respeto hacia la dignidad humana y en la capacidad de contribuir a la armonía social y a la realización de la justicia. La civilidad implica la igualdad de todas las personas ante la ley, la renuncia al abuso y la búsqueda de la equidad.   Educar en la civilidad es buscar el desarrollo de la empatía, la amabilidad y el respeto, y que los niños aprendan que una convivencia social armónica, estable y duradera se construye a partir del comportamiento cotidiano del ser humano desde la niñez y a lo largo de toda la vida.   Actividad para el trabajo personal del maestro: Un rasgo de la civilidad es la amabilidad, ¿qué tan amable es usted? Deténgase a reflexionar: ¿es amable con su propia familia, sus vecinos, los compañeros de trabajo, los alumnos, los padres de familia? Lea el siguiente artículo a modo de autoevaluación y recupere lo que le puede servir para mejorar los ambientes en los que se desenvuelve, simplemente con amabilidad: Cómo ser amable (http://es.wikihow.com/ser-amable).