Dictadores y justicia en América Latina

2014_11_25-McV-CIDH-Valores-Interna

Los excesos de los dictadores han propiciado la creación de la Corte Interamericana de Derechos Humanos

 

La Corte Interamericana de Derechos Humanos

En una región como América Latina tan afectada por revoluciones, golpes de estado, torturas y ejecuciones, era indispensable la existencia de un tribunal multinacional enfocado en la defensa de los derechos humanos como las libertades de expresión, tránsito y reunión, protegidos en la Convención Interamericana de los Derechos Humanos (CIDH). Así surgió la Corte Interamericana de Derechos Humanos. Su función es atender los casos en que algunos de los países miembros hayan violado alguno de esos derechos y emitir un fallo inapelable que los gobiernos respectivos deben acatar. Está compuesta por un conjunto de jueces de diferentes nacionalidades con prestigio y autoridad moral intachable. Sus miembros actuales proceden de Brasil, Colombia, Costa Rica, Chile, Perú, Uruguay y México.  

La locura de los dictadores

Desde la época de sus independencias, los países de América Latina han sufrido el gobierno de los dictadores. Estos son figuras políticas, a veces militares, que llegan al poder generalmente por revoluciones, golpes de estado y hechos de violencia, suspenden los derechos de la población y ejercen su gobierno sin ninguna limitación política o legal. Tratan con dureza a los demás, prohíben las elecciones democráticas, torturan, cobran vidas y deciden lo que se hace en el país como si fuera su propiedad personal, alejados de cualquier principio de justicia.   Las dictaduras latinoamericanas han sido crueles y han ocasionado la muerte y el sufrimiento de personas, incluso hasta la segunda mitad del siglo XX. Sus jefes, los dictadores, han estado medio locos, y a pesar de sus crímenes han realizado acciones rarísimas que hoy nos dan risa. Conoce ahora algunas de sus excentricidades.    

Algunos dictadores latinoamericanos

Don Manuel Ortiz de Rosas fue dictador de Argentina de 1829 a 1852. Organizó bandas de mazorcas que se encargaban de asesinar a los opositores a plena luz del día. Dio su nombre a un mes del año y exigió que los habitantes del país se arrodillaran ante su retrato. El amor de su vida era su hija Manuelita. En una ocasión dos mujeres se burlaron de ella y las obligó a tirar del carro en que viajaba, como si fueran caballos.   José Gaspar Rodríguez de Francia gobernó la República de Paraguay de 1816 a 1840. Decidió impedir que su país se vinculara con el mundo y prohibió que los habitantes salieran de él. Vivía en un enorme edificio aislado y para verlo había que pedir cita con dos años de anticipación. Una vez salió a la calle y un perro ladró a su paso; Francia ordenó que todos los perros de Asunción, la capital, fueran exterminados. A los sesenta y seis años se enfermó y se recluyó en su habitación prohibiendo que entrara cualquier persona. Lo hallaron muerto varios días después.   Maximiliano Hernández Martínez fue dictador de El Salvador de 1930 a 1944. Afirmaba tener poderes mágicos y contar con la protección de cientos de fantasmas que lo ayudarían a exterminar a los campesinos rebeldes. Según él, sostenía comunicación permanente con el presidente de Estados Unidos a través de la telepatía. Siempre llevaba consigo un péndulo que le advertía si los alimentos que iba a consumir estaban envenenados. Iba a los funerales de las personas que él mismo había ordenado ejecutar y permitía que en la casa de gobierno hubiera ciervos sueltos. Fue derrocado por una rebelión militar.   Nuestro México no estuvo libre de dictadores, como el famoso Don Porfirio que prohibió a los indígenas caminar por el Paseo de la Reforma o el general Antonio López de Santa Anna, que organizó un funeral de estado para la pierna que había perdido en la guerra contra Texas. Ambos fueron derrocados por revoluciones. Hoy día estos hechos provocan vergüenza y rechazo en la historia nacional.  

Para la reflexión en clase

  • - ¿Qué forma de gobierno les parece más justa, la democracia o la dictadura?
  • - ¿Se justifican las revoluciones para derrocar a los dictadores?
  • - ¿Creen que el poder absoluto corrompe a las personas?
  • - Investiguen sobre las dictaduras más recientes en América Latina. Ríanse con sus locuras pero también analicen sus actos de crueldad.