El respeto y Las lágrimas de la Luna

Te compartimos una adaptación de Rafael Muñoz Saldaña sobre el respeto y Las lágrimas de la Luna, cuento purépecha homónimo recogido por Otilia Meza.

  • Al final encontrarás unas preguntas para reflexionar sobre el valor del respeto.

Las lágrimas de la luna

Curicaueri, el Sol, se casó con Xaratanga, la Luna. Los dos se querían mucho y deseaban permanecer juntos. Por eso a veces los días o las noches eran muy largos y comenzó a reinar un gran desorden en el mundo, pues ya nadie sabía qué hora era.

La Naturaleza los llamó para regañarlos. “Tú eres responsable de alumbrar los días”, le recordó al Sol. “A ti te toca vigilar que todo quede en sombras para que las personas descansen”, le dijo a la Luna. “Pero no han respetado mis instrucciones y tendré que separarlos”. Xaratanga y Curicaueri le rogaron que no lo hiciera, pero la Naturaleza fue inflexible: “Comprendo que se aman, pero más importante es el respeto que le deben a los seres vivos que dependen de ustedes.”

Al ver lo triste que estaba su esposa Curicaueri le dijo: “Nuestro amor no estará en riesgo. De día yo saldré a iluminar los bosques y los mares, y tú verás cómo brillo. Cuando yo regrese al hogar por la noche y vea que no te encuentras, me sentiré feliz al saber que estás recorriendo los cielos rodeada de estrellas.” Ella le respondió: “Tienes razón. Quizá si respetamos nuestra misión la Naturaleza permita que, de vez en cuando, tu brilles detrás de mí y que yo aparezca en pleno día”.

Xaratanga abrazó a su esposo y comenzó a llorar. Una de sus lágrimas recorrió el espacio, cruzó las nubes, atravesó las copas de los árboles y se sumergió en la tierra del Valle de México. Allí echó raíces y se convirtió en la primera jícama, de carne tan brillante, perfumada y dulce como el llanto de la Luna.

Para reflexionar con los hijos e hijas

  • ¿Te parece que la Naturaleza fue justa? ¿Consideras excesivo el castigo que dio a Xaratanga y Curicaueri?
  • ¿Piensas que la obediencia es una forma de respeto?
  • ¿Qué pasaría si, por seguir nuestros sentimientos, olvidamos nuestros deberes?

Únete a la plática sobre el valor del mes de diciembre: el Respeto, en las redes sociales de Fundación Televisa en @fundtelevisa, facebook.com/fundaciontelevisa.tieneselvalor y facebook.com/FundacionTelevisa