La honestidad y la conciencia: Crimen y castigo
  La Honestidad es uno de esos valores alrededor de los cuales existe un consenso amplio sobre importancia, de hecho hay quienes lo consideran imprescindible, como Vidal Schmill, en particular por su relación estrecha con la conciencia personal, incluso podríamos decir que ahí encuentra este valor su asiento y sede. En nuestro Calendario de Valores 2012-2013, el mes de diciembre está dedicado a este valor. La Honestidad es uno de los grandes temas de nuestros tiempos y una novela imprescindible por descriptiva e ilustradora de cuáles son las consecuencias personales, profundas, en la consciencia de quien no es honesto, incluso de quien sobrepasa la deshonestidad y comete actos con adjetivos aún más deplorables es Crimen y Castigo de Fiódor Dostoievky. En esta historia, el joven Rodion Romanovich Raskolnikov, un brillante muchacho cuya pobreza lo lleva a la desesperación, una de tal magnitud que le ciega un momento, el necesario para hacer una locura: decide robar el dinero de una vieja usurera, pero las cosas no suceden como él había planeado y asesina con brutalidad a dos mujeres. Raskolnikov es entrevistado por la policía como a todos los clientes de la usurera pero sus respuestas, deshonestas, lo protegen: no es descubierto. Al paso del tiempo, la tortura que le significa el peso de su conciencia, los remordimientos producidos por sus acciones se instalan en su conciencia y lo orillan a sincerarse, primero con su hermana y después con la policía, con la consecuente condena penitenciaria. Crimen y castigo es una de las novelas de la literatura rusa más conocido en el mundo debido a la maestría en el retrato de quien decide dejar de ser un hombre honesto. Fédor Dostoievky, el autor, se caracteriza por un estilo que explota al máximo la tensión psicológica, justo en la mente y sus recovecos es donde sucede lo más exquisito de su obra. Un momento cumbre de la literatura mundial son los diálogos entre Raskolnikov y Piotr Petrovich Luzhin, el policía encargado del homicidio; en estas entrevistas, atestiguamos un magnífico drama en el cual la deshonestidad es el eje sobre el cual gira la conversación. La casa productora Columbia produjo en 1935 una versión cinematográfica de Crimen y castigo, con Peter Lorre en el papel de Raskolnikov y la dirección del también austriaco Josef von Sternberg, a continuación les compartimos este clásico de filmografía mundial: