La humildad para niños y niñas

2015_04_01-Verdadera-humildad-interna

La humildad para niños y niñas es la virtud de aquellos que no se sienten por encima de los demás y se valoran en la justa medida.

Es importante dialogar con los hijos sobre qué es y cómo entienden la humildad.

 

Algunas personas piensan que la humildad significa actuar como si valiéramos menos que los demás, como si no fuéramos importantes, como si nuestros logros carecieran de mérito. Según este punto de vista, la gente humilde es aquella que rechaza el aplauso y el reconocimiento porque cree que no los merece, ni siquiera cuando hace algo muy bien. El término se utiliza, además, para aludir a personas con pocos recursos, es decir, como sinónimo de pobreza. En el terreno de los valores, sin embargo, la humildad quiere decir algo muy distinto: es la virtud de aquellos que no se sienten por encima de los demás, ni van por la vida presumiendo de lo que saben o de lo que son. La humildad bien entendida distingue a quienes se valoran a sí mismos en su justa medida; es decir, que no se creen superiores ni inferiores a los otros.

También son los que reconocen su valía, pero no se ufanan de ella ni se pavonean frente a sus semejantes porque saben que no es necesario. Un buen estudiante no necesita alardear, ya que sus calificaciones hablan por sí mismas. Un gran futbolista no tiene que estarle recordando a la gente sus triunfos, pues lo que ha hecho en la cancha es testimonio de su grandeza. Los padres que se han preocupado por educar bien sus hijos no tienen que publicarlo en los periódicos, pues la armonía familiar que reina en su casa es la mejor prueba de su labor.

Otra característica de la verdadera humildad es la capacidad para aceptar que todos los seres humanos —sin importar nuestra edad, títulos, premios o grados académicos— siempre podemos aprender más. El físico Albert Einstein, uno de los científicos más inteligentes que ha dado la humanidad y también uno de los más modestos, nunca dejó de reconocer lo mucho que ignoraba y cuánto le faltaba por aprender. Concebía al aprendizaje como un placer, no como un deber, decía:

“Nunca consideres el estudio como una obligación, sino como una oportunidad para penetrar en el bello y maravilloso mundo del saber.” Albert Einstein.

¿Y mis hijos qué piensan?

• ¿Cuál es la primera imagen que llega a tu mente cuando piensas en la palabra “humildad”? ¿Cómo se relaciona esta imagen con lo que acabas de leer? • ¿Cómo te valoras a ti mismo? ¿Piensas que eres más importante que los demás o, por el contrario, consideras que vales menos? • ¿Qué opinas de aquellas personas que se sienten superiores y desprecian al prójimo? • ¿Te consideras bueno en algo?  

Conversa con nosotros sobre el valor del mes de abril: la Humildad, en las redes sociales de Fundación Televisa en @fundtelevisa y en www.facebook.com/fundaciontelevisa.tieneselvalor

 
2015_04_01-Educar-humildad-Post 2015_04_01-Orgullo-vs-Humildad-Post 2015-04_01-El-aprendiz-Postr 2015_04_01-Monedas-de-Plata-Post 2015_04_01-Verdadera-humildad-Post
Educar en la humildad
Orgullo VS Humildad
El aprendiz, un cuento sobre la humildad
3 monedas de plata para enseñar humildad
La humildad para niños y niñas
 
2015_04_01-Humildad_-arrogancia-y-presunción-Post 2015_04_01-Crecer-humildad-Post 2015_04_01-Juegos-Olimpicos-Post relleno relleno
Humildad, arrogancia y presunción
Crecer en la humildad
Primeros héroes olímpicos y su humildad