Cuentos

Los héroes del origen: cuento de humildad

Los héroes del origen

La imagen que hoy día tenemos de los atletas olímpicos los presenta como figuras de enorme éxito social y económico que se dedican a entrenar casi desde pequeños en una carrera profesional que exige grandes recursos (incluyendo equipos e indumentaria especiales) y mucho esfuerzo que luego se retribuyen con aplausos, entrevistas y grandes sumas de dinero. El deporte y, en especial, los Juegos Olímpicos se han convertido en una especie de fábrica de estrellas inaccesibles para el público general que jamás imagina alcanzar esos mismos niveles. Todo ello oculta la esencia de la experiencia deportiva: el esfuerzo honesto y humilde para enfrentar todo lo que supera a los atletas: la longitud de una cancha o una alberca, el poder de otro competidor y las propias limitaciones físicas. Pero no siempre fue así.

En su origen el movimiento olímpico no estaba dirigido a deportistas profesionales, sino a amateurs, personas comunes que practicaran alguna disciplina por vocación, diversión o entretenimiento, sin buscar mayor fama o fortuna. ¡Incluso estaba prohibido que los profesionales tomaran parte en los Juegos! Después de sus triunfos muchos regresaban a vivir una existencia común. Las historias de los hombres y las mujeres que realizaron las primeras hazañas en las Olimpíadas inspiran y emocionan, pues enseñan que nosotros mismos podemos llegar tan lejos como ellos, fortaleciendo cualquier habilidad que nos distinga: basta con empezar el camino del esfuerzo y, aunque tengamos buenos resultados, ser tan sencillos y accesibles como siempre.

 

Conversa con nosotros sobre el valor de la Humildad, en las redes sociales de Fundación Televisa en @fundtelevisa y en www.facebook.com/fundaciontelevisa.tieneselvalor