Cuentos

Mariano y Eloísa: un cuento sobre respeto

De la Colección Vivir los Valores te compartimos Mariano y Eloísa, un cuento sobre respeto, entérate de cómo demostró este valor un vendedor de flores.

- Al final encontrarás unas preguntas para reflexionar sobre el valor del respeto.

Mariano y Eloísa

La colonia en la que vivían Mariano y Eloísa se había transformado mucho con el paso del tiempo. Cuando llegaron allí, hace casi cuarenta años, era un sitio tranquilo, con calles empedradas, muchos árboles y gente que salía al zaguán a platicar. Acababan de casarse y se sentían muy afortunados por haber encontrado una casita en esa parte de la ciudad. Sin embargo, el tiempo siguió su marcha y poco a poco el lugar perdió su encanto. El empedrado se sustituyó por cemento, muchos árboles fueron derribados y cada vez había menos gente dispuesta a platicar con ellos. Pero lo peor de todo era que el barrio se había llenado de automóviles. Circulaban a todas horas, haciendo un ruido infernal, llenando el aire de humo y amenazando con atropellar a la gente. Esto hacía que Mariano y Eloísa se sintieran tristes.

Una mañana, cuando regresaban del mercado se detuvieron en la esquina de una gran avenida y esperaron para cruzar. Ambos venían cargados con los víveres recién comprados. Aquél era el peor momento de todo el trayecto, pues el semáforo duraba muy poco. Casi siempre la luz cambiaba cuando ellos iban a la mitad de la calle, lo cual provocaba que los autos se les vinieran encima. Ninguno de los dos era joven y cada vez les costaba más trabajo caminar. Con grandes esfuerzos llegaban a la otra acera entre el estrépito de los cláxones y los insultos. “Un día no vamos a lograrlo, viejo”, le dijo Eloísa a su marido con la respiración entrecortada. En esa ocasión, poco antes de que se encendiera la luz verde, ambos tomaron sus bolsas y se prepararon para cruzar. Como ocurría siempre, la luz cambió demasiado pronto y los autos comenzaron a avanzar. Sin embargo, en ese momento un joven que vendía flores en la esquina se acercó a ellos. Extendió el brazo para indicarles a los automovilistas que esperaran y acompañó a la pareja hasta la banqueta. Paso a pasito consiguieron ponerse a salvo. “Muchas gracias, joven”, dijo Mariano. “Es usted muy amable.” El muchacho solamente sonrió y regresó al tráfico para vender sus flores. Desde aquel día, cada vez que Mariano y Eloísa iban o regresaban del mercado, el vendedor de flores los auxiliaba con sus bolsas y los acompañaba a cruzar. Fue así como se hicieron amigos. Él les contó que se llamaba Federico y que había llegado de la provincia. Por la mañana lavaba autos y por la tarde vendía flores. Les dijo que había tenido que dejar la escuela para ponerse a trabajar, pero que un día planeaba concluir sus estudios.

En cierta ocasión, Mariano quiso darle una moneda a Federico en pago por su ayuda, pero él no aceptó. “Toma la moneda, muchacho”, insistió. “De algo te ha de servir.” El joven volvió a negarse. Les dijo que en su pueblo era normal que la gente joven ayudara a los mayores. “Es una manera de demostrar respeto”, agregó. Entonces Eloísa buscó en una de las bolsas del mercado y sacó una naranja tan hermosa y dorada como el sol de abril que en esos momentos brillaba en el cielo. “Está bien, no tomes la moneda, pero por favor acepta este pequeño regalo”, dijo ella ofreciéndole el fruto. Federico sonrió y tomó la naranja. Luego regresó a su trabajo.

Para reflexionar con los hijos e hijas

  • ¿Conoces alguna pareja como Mariano y Eloísa?
  • ¿Por qué Federico los ayuda a cruzar la calle en lugar de ocuparse de su trabajo?
  • ¿Habrías actuado igual que Federico si hubieras estado en su lugar?
  • ¿Acostumbras ayudar a los adultos mayores?

Únete a la plática sobre el valor de el Respeto, en las redes sociales de Fundación Televisa en @fundtelevisa, facebook.com/fundaciontelevisa.tieneselvalor y facebook.com/FundacionTelevisa