Cuentos

Mateo y la tormenta: cuento de prudencia

Al final del cuento hay una serie de preguntas para conversar con los pequeños.

Cuento de prudencia

Mateo vive con su familia en una poblacio?n de Campeche, cerca del puerto de Lerma. Su papa? trabaja en un barco camaronero llamado Halach junto con sus ti?os y dos amigos. Mientras su padre esta? en altamar, su mama? se ocupa de Mateo, quien asiste a una primaria ubicada a dos kilo?metros de su casa. Todas las man?anas, despue?s de desayunar, Mateo sale rumbo a la escuela. Su perro, Pirata, acostumbra ir con e?l y se queda espera?ndolo afuera del salo?n de clases. A Mateo le encanta la pesca y suen?a con embarcarse un di?a en el Halach y ayudar a preparar los aparejos, tensar los cables y lanzar las redes de arrastre. Varias veces le ha pedido a su papa? que lo lleve, pero e?l siempre le responde que au?n es pequen?o para trabajar en un barco camaronero. “Es una tarea pesada y peligrosa; necesitas ser mayor de edad para desempen?arla”, le dice.

Mientras llega el di?a en que Mateo pueda ir de pesca con los mayores, acostumbra pescar por su cuenta. De camino a la escuela toma un desvi?o y, junto con Pirata, pasa junto a una laguna. Alli?, en un lugar secreto, sumerge en el agua una pequen?a trampa hecha de alambre llamada nasa y la deja amarrada con un cordel a los arbustos de la orilla. Por la tarde, al regresar del colegio, saca la trampa con las jaibas y los camarones que cayeron en ella. Muy orgulloso llega a casa con sus presas y se las da a su mama? para que las cocine. Cierta man?ana, despue?s de dejar la trampa en la laguna, Mateo llego? a la escuela. En cuanto entro? en el salo?n, su maestra anuncio?: “Nos acaban de informar que una tormenta tropical se acerca a puerto Lerma. Por esa razo?n hoy no habra? clases. Regresen a casa ra?pido y no salgan hasta que pase el peligro”. Los alumnos se dirigieron a sus respectivos hogares a toda prisa.

Mateo estaba muy inquieto por su papa?, quien esa man?ana habi?a salido a pescar. Temi?a que el Halach naufragara. Sin embargo, al llegar a casa, su mama? le dijo que la guardia costera habi?a ordenado que todos los barcos pesqueros volvieran a puerto. Esto lo tranquilizo?, pues significaba que su papa? estari?a en casa muy pronto.

Entonces, se acordo? de la trampa. ¡Con las prisas habi?a olvidado recogerla! Mateo no queri?a perder su nasa, asi? que, aprovechando un descuido de su mama?, salio? de la casa y se encamino? hacia la laguna. La lluvia comenzaba a caer y el viento se haci?a cada vez ma?s intenso, pero a e?l no le importo?. Se dijo que, si se daba prisa, podri?a estar de regreso antes de que se comenzara la tormenta. Llego? hasta la orilla del agua y saco? la trampa, pero cuando quiso regresar, se desato? el temporal. Cerca de alli? habi?a una caban?a deshabitada y fue a refugiarse en ella. Mientras tanto, la mama? de Mateo habi?a notado la ausencia de su hijo y se alarmo? mucho. Poco despue?s, llego? su papa? y entre los dos se pusieron a buscarlo. Ambos estaban angustiados. Entonces se les ocurrio? una idea: desataron a Pirata y le dijeron que buscara a su amo. El perro comprendio? la orden y salio? corriendo seguido por el padre de Mateo. Pirata llego? al lugar secreto a orillas de la laguna. Alli?, el papa? estuvo llamando a gritos a su hijo. E?ste oyo? el llamado pese al ruido del viento y salio? de la caban?a. Padre e hijo lograron regresar a casa cuando la tormenta estaba a punto de transformarse en huraca?n. ¡Se habi?an salvado por un pelo!

¿y tu? que? piensas...?

  • ¿Crees que Mateo? hizo bien en regresar al lago por la trampa que habi?a olvidado?
  • ¿Consideras que el protagonista del cuento corrio? con suerte al sobrevivir al tormenta?
  • ¿Que? hubieras hecho en su caso?
  • ¿Cua?l crees que sea la ensen?anza contenida en este cuento?

Conversa con nosotros sobre el valor de la Prudencia, en las redes sociales de Fundación Televisa en @fundtelevisa y en www.facebook.com/fundaciontelevisa.tieneselvalor