Niños ante la justicia

2014_11_25-PcV-Justicia-niños-Valores-Interna

Al final del texto hay una serie de preguntas para conversar con los pequeños.

 

El sistema de justicia y los niños

Como miembros de la sociedad, los niños como tú y, en general, los menores de dieciocho años, pueden entrar en contacto con los sistemas de justicia de sus países por diversas razones. En ocasiones, cometen algún delito que debe ser investigado por las autoridades. A veces alguien los lastima o les hace daño y tienen que reportarlo. Otro motivo es cuando los padres se divorcian y tienen que acudir a un juzgado o tribunal para tomar diversas decisiones que incluyen la custodia de los pequeños. Para un niño, verse envuelto en un sistema judicial de y para adultos puede ser una experiencia muy difícil. Por esa razón, el Consejo de Europa estableció una serie de pautas para construir una justicia amigable con ellos. Las decisiones con respecto a los menores deben tomarse respetando sus derechos y privacidad. En todo momento se les debe informar a qué tienen derecho y quién puede ayudarlos en la situación por la que están atravesando. En las resoluciones que los afecten, como ir a vivir con un padre u otro o ser dados en adopción, deben expresar sus sentimientos, opiniones y puntos de vista, que han de considerarse seriamente. Se les debe dar un trato justo y apropiado; es indispensable explicarles con claridad, en un lenguaje adaptado para ellos, qué está ocurriendo y cómo pueden desarrollarse los acontecimientos futuros.  

La justicia para los niños, qué y cómo: garantías mínimas

Dentro del sistema judicial debe haber programas de capacitación para los adultos que traten casos relacionados con niños, que les permitan entender sus sentimientos y necesidades. No pueden recibir el mismo trato que los adultos y la policía debe respetarlos. Si llegan a aparecer ante un juzgado, deben contar con su propio abogado y se les tiene que explicar en qué consiste el procedimiento que se va a llevar a cabo. Las decisiones que se tomen tienen que ser las mejores; por esa razón, los jueces pueden solicitar el apoyo de psicólogos y trabajadores sociales.   Los niños deben sentirse seguros cuando relatan algo que les ocurrió, en especial si fueron víctimas de un delito. Debe procurarse que no tengan que estar repitiendo el relato una y otra vez. Si se encuentran en peligro, las autoridades, con el apoyo de la familia, deben protegerlos. En caso de que sean detenidos nunca podrán estar en el mismo lugar reservado para los delincuentes adultos. No importa si los niños proceden de un país o un grupo distinto, si hablan otro idioma o tienen otra religión, estas garantías han de aplicarse de manera equitativa para beneficiarlos… Aún queda mucho por hacer para construir una justicia amigable con los niños. El primer paso te corresponde a ti [Aquí puedes usar el nombre de tu hija/o]: conoce tus derechos y aprende a quejarte cuando sientas que estás siendo víctima de abusos.  

Pensándolo bien

  • - ¿Sabes si en México existe algún sistema para proteger a los niños que tienen problemas con la justicia?
  •  
  • - ¿Por qué piensas que, en esta situación, los chicos merecen un trato especial?
  •  
  • - ¿Has vivido alguna experiencia relacionada con las autoridades judiciales? ¿Cómo fue?
  •  
  • - ¿Sabes cuáles son tus derechos ante la ley? Pide a tu maestro que te ayude a conocerlos.
  •  
  • - ¿Piensas que un niño que ha cometido un delito, por ejemplo, un robo menor, puede corregirse? ¿Cómo?

 

Conversa con nosotros sobre el valor del mes de diciembre: La Justicia, en las redes sociales de Fundación Televisa en @fundtelevisa y en www.facebook.com/fundaciontelevisa.tieneselvalor