Todos deseamos tener hijos respetuosos
Todos deseamos tener hijos respetuosos. No obstante, hay que recordar que el respeto al pro?jimo se predica con el ejemplo. Existen padres que, en la vida diaria, acostumbran dirigirse a quienes consideran inferiores (empleados, asistentes, prestadores de servicios) con altaneri?a, condescendencia o franco desprecio. Esto es reprobable en si? mismo, pero tambie?n resulta perjudicial para la formacio?n de los menores, pues los hijos de padres asi? terminan repitiendo tales actitudes. Ensen?e a sus hijos a tratar a todas las personas con respeto, sin hacer distinciones basadas en su condicio?n social o econo?mica. Recuerde que las reglas de cortesi?a constituyen una parte importante dentro de la educacio?n de sus hijos. No descuide este aspecto. Comparta con ellos la idea de que la vali?a de una persona no se mide por sus posesiones o su celebridad, sino por la solidez de sus valores.