Un equipo triunfador de soñadores

Un equipo triunfador de soñadores gana frente al MIT, en un concurso de robótica submarina convocado por la NASA, conócelos.

  • Con la participación de todo el equipo hicieron POSiBLE el éxito de su robot.

Un equipo triunfador de soñadores gana frente al MIT

En 2004 la nasa patrocinó en Santa Bárbara, California, un certamen de robótica para jóvenes, la Tercera Competencia de Vehículos Marinos de Tecnología Avanzada Operados por Control Remoto. La idea era diseñar un artefacto electrónico movido por control remoto. Al certamen se inscribieron estudiantes de las más prestigiosas universidades de Estados Unidos. Entre los participantes estaban también cuatro jóvenes, hijos de migrantes mexicanos indocumentados, que provenían de una secundaria modesta, la Carl Hayden Community High School, de West Phoenix, Arizona. Los nombres de estos “dreamers”, como se les conoce a los jóvenes indocumentados en aquel país, son: Óscar Vázquez, Cristian Arcega, Lorenzo Santillán y Luis Aranda.

El sueño que se hizo POSiBLE

Sin dinero y sin experiencia, los chicos sorprendieron a todos con un robot submarino llamado “Stinky”, un enorme robot de 50 kg, pintado de azul, rojo y amarillo, no se parecía en nada al ee aparato pequeño, elegante y compacto diseñado por 12 ingenieros de una de las mejores universidades de E.U. Y no solo eso, el robot de MIT valía $11.000 dólares, nada comparable con los $800 que les había costado fabricar a Stinky. Para aumentar los nervios, el día anterior a la competencia descubrieron una fuga en la caja de herramientas, si se mojaban las partes electrónicas, era el fin. Y como no había tiempo para repararlo debidamente, a Lorenzo se le ocurrió una solución tan atrevida e ingeniosa que terminó por seducir a los jurados: colocar un tampón en el interior que absorbiera el líquido. El resultado: el premio principal y los de Elegancia en Diseño y Reporte Técnico. Y ellos que solo aspiraban a obtener por su proyecto que sus profes los invitaran a cenar.

Tras su inesperado triunfo, los medios se fijaron en estos jóvenes. Así, por ejemplo, la prestigiosa revista de tecnología Wired publicó su historia, en la que calificó a Arcega como un “genio”. Más importante aún, han recibido 90.000 dólares en donaciones hechas por empresas y particulares de Estados Unidos, Australia y Nueva Zelanda. El dinero lo pusieron en una cuenta común, que ya está siendo usada por Óscar y Luis, que se graduaron de la secundaria. Arcega, por su parte, aún tiene dos años más para pensar en su futuro. Dice que ya ha recibido ofertas de universidades, que le gustaría ganar becas y poder ir a estudiar ingeniería al MIT. Algo que no podría lograr cualquiera, ya que en EU los cerca de 60.000 ilegales que se gradúan al año de las secundarias no pueden postularse a becas o a subsidios gubernamentales.

“Hicimos un robot con tubos de PVC que compramos en Home Depot y los unimos con pegamento, por lo que lo bautizamos ‘Stinky’ (apestoso). Le pusimos cuatro cámaras de video y, en la parte superior, dentro de una caja de herramientas, pusimos los componentes electrónicos.” Cristian Arcega.

El equipo triunfador de soñadores, hoy

Poco más de 10 años después, la historia de los cuatro jóvenes mexicanos es el tema de un documental, Underwater Dreams, y una película de Hollywood, Spare Parts (Los inventores, en español), esta cuenta con la dirección de Sean McNamara y la participación de los actores George López, Marissa Tomei y Jamie Lee Curtis. Al final te compartimos el tráiler oficial de la película.

Lorenzo Santillan

Santillan, el “genio de la mecánica” del equipo, utilizó el dinero para graduarse de la carrera de gastronomía. Ahora él y Luis Aranda son dueños de una compañía de alimentos en Phoenix. Además de trabajar como mecánico en su tiempo libre.

Luis Aranda

Aranda era el único ciudadano legal en Estados Unidos al momento de ganar la competencia, hoy trabaja con Santillan y como conserje en la corte de Phoenix.

Oscar Vazquez

Gracias al dinero recaudado, Vazquez se graduó de la Universidad Estatal de Phoenix, pero al no poder resolver sus problemas de migración tuvo que regresar a México. El senador Dick Durban se enteró del caso y lo ayudó a obtener amnistía y poder regresar a EU. A su regreso, Vazquez se enlistó en el ejército y participó en el combate en Afganistán. Hoy es mecánico para los ferrocarriles BNSF en Montana.

Cristian Arcega

Arcega, el ingenioso y creativo del equipo, no pudo terminar una carrera debido a la falta de recursos, hasta que se pasó una ley electoral que subsidiaba las cuotas de educación para inmigrantes indocumentados. Por un tiempo Arcega trabajó en Home Depot y ahora ayuda en el negocio de su vecino. Además de eso, “paso la mayoría de mi tiempo trabajando en ideas para productos nuevos”.

FUENTE: Colección de Libros Vivir los Valores y El Tiempo.

 

https://youtu.be/EURdLZvvd-U

Únete a la plática sobre el valor del mes de marzo: la Participación, en las redes sociales de Fundación Televisa en @fundtelevisa, facebook.com/fundaciontelevisa.tieneselvalor y facebook.com/FundacionTelevisa