El diálogo de plata
Alejandra Orozco es la clavadista de menor edad (apenas 15 años) en la delegación mexicana en las Olimpiadas de Londres 2012. Su breve trayectoria, promete mucho: es su primera participación en Juegos Olímpicos yconsiguió una medalla de plata… imagina sus proezas cuando al talento se le sume la experiencia. Pero, porque siempre hay un pero, nunca habría logrado tan buen inicio olímpico sin el valor del diálogo. Ale tiene una gran inocencia y un gran talento; se inició como clavadista desde muy pequeña en su natal Jalisco y pronto anheló seguir el ejemplo otra atleta mexicana, Paola Espinosa, quien le hace brotar la admiración, esa emoción que impulsa a hacer, a superarse. A muchos nos puede intimidar la cercanía con el ídolo; a diferencia de muchos adultos, Alejandra Orozco no pierde el habla en esta situación. Ella tuvo la valentía acercarse a su deportista favorita en un baño y luego de la foto de fan comenzó un diálogo fértil. Dio a conocer su voz, expuso su interés y no cayó en saco roto. Sería el primero de muchos diálogos que comenzaron del encuentro con la luminaria bajacaliforniana; otro más sería con el hasta entonces su único entrenador, Iván Bautista, para comenzar a prepararse con alguien nuevo para Alejandra: Ma Jin… y el inicio de un diálogo más. Con absoluta seguridad, Alejandra Orozco escuchó con atención lo que Paola, Ma e Iván le decían y comprendió que el interés de todos era conseguir la victoria: una medalla en los Juegos Olímpicos. El diálogo es pilar para mantener alto el desempeño y bajo el nerviosismo: la dedicación y el diálogo sano, constructivo, le han dado esa seguridad mostrada en los magníficos clavados, merecedores de la medalla de plata.

Entrevista a Alejandra Orozco