Determinismo o libre albedrío
Cuando se habla del valor de la Libertad, es ineludible abordar el concepto de libre albedrío; éste es para muchos el fundamento mismo de aquella. Con palabras más o menos se entiende por libre albedrío la capacidad de elección real, es decir: uno mismo tiene la capacidad de tomar decisiones con independencia de presiones ajenas a la propia voluntad. Este concepto, sencillo en apariencia conlleva una serie de implicaciones de tal trascendencia que hacen posible pensar en la responsabilidad personal por los actos propios o que no todas las funciones y movimientos del cuerpo humano son involuntarias. Hoy en día, el libre albedrío tiene una importancia vital en, por ejemplo, las leyes y el sistema de justicia no sólo mexicano, sino de muchos países y sus relaciones. El libre albedrío tiene sus detractores, una lista larga de pensadores como Arthur Schopenhauer y Friederich Nietzche, han negado su existencia. Los principales argumentos en contra se conocen como Determinismo; esto significa que cada suceso responde a una serie de causas que impiden una elección verdadera, aquellas establecen las cosas de un modo e imposibilitan las opciones. Así las cosas no hay mérito en el altruismo y sólo ilusión detrás de los gustos propios. Quizá, el libre albedrío sea uno de esos asuntos a los cuales valdría la pena tomar sesgado, tomando el ejemplo del héroe griego usemos un espejo para abordar a nuestra Medusa: el arte: Un cuento bello, y que refleja las aristas del libre albedrío es un relato de Frank Stockton, sonorizado con gran calidad por el Centro de Producciones Radiofónicas de Argentina. Les compartimos el enlace a los audios de este cuento: ¿La dama o el tigre?, aquí la vida del amado depende de la decisión de una princesa que lo sabe muerto o en brazos de su rival. Otro ejemplo, este del cine es un fragmento de Matrix Reloaded, un diálogo del personaje llamado Merovingio, quien explica el determinismo.