La educación para la Paz

2015_08_01-Educacion-para-Paz-Interna

La UNESCO a través de sus proyectos sobre Cultura de Paz ha impulsado la educación para la paz… Una revolución en la forma de educar a la niñez.

 ¿Qué necesitas para ser un ejemplo de vida de Paz? Quizá aquí lo encuentres.

Un cambio de cultura hacia una más pacífica

Naciones Unidas, desde su creación ha tenido al valor de la Paz como principal motor y dirección en sus políticas y acciones, pero en especial la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO) ha hecho lo propio para cultivar este valor alrededor del mundo. Y un aspecto clave es la forma en que se transmiten los conocimientos de la especie, el país, comunidad y familia a los más pequeños, es decir la relación de los adultos con la niñez sea la mejor posible: La educación para la Paz.

Educar para la paz, este cambio de paradigma pedagógico nace del Proyecto Transdisciplinario Hacia una Cultura de Paz de la UNESCO, el cual busca promover valores, actitudes y conductas en todos los planos de la sociedad para que se hallen soluciones pacíficas a los problemas. Trabajando conjuntamente con un sinnúmero de colaboradores, la UNESCO encabeza un nuevo movimiento global en pro de una Cultura de Paz.

10 rasgos de La educación para la paz:

  • Toma partido en el proceso de socialización por valores que alienten el cambio social y personal, como la Solidaridad, la Participación y la Empatía.
  • Cuestiona el propio acto educativo, alejándose de la concepción tradicional de la enseñanza como mera transmisión.
  • • Llega a contenidos distintos a través de medios distintos.
  • • Entiende el acto educativo como un proceso activo-creativo en el que el alumnado es agente vivo de transformación.
  • • Lucha contra la violencia simbólica y estructural presente en el marco escolar.
  • • Crea un nuevo sentimiento empático que favorece la comprensión y aceptación del otro.
  • • Hace del conflicto y de su resolución no-violenta el punto central del aprendizaje.
  • • Presta atención a la forma de organizar la vida en la escuela y elimina la violencia.
  • • Se viven con el ejemplo valores como la tolerancia, la participación, la empatía y la solidaridad.
  • • Se trata de aprender a pensar y a actuar de otra manera, algo que supera la ausencia de guerra, que no plantea la paz como algo quimérico, sino como un proceso por el que se irá pasando de la desigualdad a la igualdad, de la injusticia a la justicia, de la indiferencia al compromiso.

 El cambio de prácticas docentes y de relación con los hijos que supone la educación para la Paz puede resultar un proceso con más dudas que certezas y por ello es que te comparto estos tres enlaces en dónde podrás encontrar guía y consejos de los expertos:

Bases de una educación para la paz y la convivencia de José Luis Zurbano Díaz de Cerio, editado por el Departamento de Educación y Cultura del Gobierno de Navarra, España. Educar para una cultura de paz de Viçen Fisas, titular de la Cátedra UNESCO per la Pau i Drets Humans de la Universidad Autónoma de Barcelona.

O los distintos Documentos de la Cátedra UNESCO de Educación para la Paz, del Recinto de Río Piedras en la Universidad de Puerto Rico.

“Trabajar por un proceso educativo que signifique contribuir a alejar el peligro de la guerra, poner fin al expolio de las zonas empobrecidas del planeta, enseñar desde y para la no-violencia, aprender a considerar el conflicto como un vehículo de cambio si sabemos resolverlo sin recurrir a la violencia, integrar al alumnado en un proceso de transformación de la sociedad hacia la justicia…”

Seminario de educación para la paz, Educar para la paz, una propuesta posible, 3.ª Edición, Asociación Pro Derechos Humanos, Madrid, 2000.

Únete a la plática sobre el valor del mes de agosto: la Paz, en las redes sociales de Fundación Televisa en @fundtelevisa,facebook.com/fundaciontelevisa.tieneselvalor y facebook.com/FundacionTelevisa