Lucio Anneo Séneca
“No hay más calma que la engendrada por la razón.”