A jalar parejo

A jalar parejo en casa

Asumir responsabilidades en casa no es un acto de generosidad; no lo hacemos porque seamos buenas personas ni como un favor a nuestros seres queridos. Hay que hacerlo porque es nuestro deber. Un hogar está formado por personas que se respetan y se quieren, pero también que colaboran para salir adelante, ser felices y desarrollarse juntas. Este esfuerzo de colaboración es tan importante que ningún miembro del núcleo familiar puede quedar excluido. Todos debemos realizar las tareas que nos corresponden y hacerlas bien, a tiempo y sin quejarnos. Dichas tareas son diferentes y están en función de la edad y capacidades de cada miembro. Lo importante es que todos colaboremos en la medida de nuestras posibilidades. Las responsabilidades más comunes tienen que ver con el trabajo del hogar: poner la mesa, lavar los trastes, barrer la casa, ordenar nuestra habitación, quitar el polvo de los muebles, alimentar a nuestra mascota... Son contribuciones sencillas que, sin embargo, al sumarlas se vuelven importantes para mantener el orden y hacer que todo funcione bien en casa. Pero esto no es todo. Las responsabilidades incluyen también alimentarnos correctamente, mantenernos saludables, cumplir con los deberes escolares y evitar adicciones y riesgos innecesarios. Es cierto que todo esto tiene que ver con nuestra individualidad; sin embargo, en la medida en la cual uno se hace responsable de sí mismo, también ayuda a que nuestra familia sea más sólida y estable. Todo lo que hemos dicho hasta aquí en relación con la familia vale también para nuestro país. En efecto, todos los mexicanos tenemos responsabilidades cívicas que cumplir, las cuales son muy diversas y, en conjunto, permiten la buena marcha de la nación. En tu calidad de ciudadano y sin importar que aún no seas mayor de edad, tienes deberes y obligaciones que no puedes ignorar, por ejemplo, respetar los espacios verdes, no arrojar basura a la calle, esforzarte por ser un buen estudiante, no discriminar, etcétera. Si todos asumimos nuestra responsabilidad, México será más fuerte y enfrentará mejor las dificultades y los desafíos que se le presentan.

¿y tú que piensas?

  • De acuerdo con lo que acabas de leer, ¿cómo definirías a la civilidad?
  • ¿Consideras que este valor es importante? ¿Por qué?
  • ¿Piensas que en México hace falta más civilidad?
  • ¿Por qué crees que es importante obedecer las leyes? ¿Qué ocurriría si nadie lo hiciera?