Francis Bacon
“El molde de la fortuna de cada hombre son sus propias manos”