Filosofía para los maestros: solidaridad

Valores-Maestros-Solidaridad-Filosofia-I

El doctor Juan Carlos López Gracia, nos comparte su opinión en la colaboración de septiembre sobre Valores, Filosofía para los maestros: solidaridad.

- Te compartimos la colaboración de un filósofo sobre cómo fomentar la solidaridad en la educación.

La solidaridad en las escuelas

Con el desarrollo del valor de la solidaridad, como lo explico en el artículo Qué es la solidaridad en voz del filósofo, las escuelas pueden favorecer climas de convivencia armónicos y libres de violencia. Es muy difícil para cualquier persona violentar a otra con quien ha establecido algún tipo de empatía y, mejor aún, con quien ha tenido la oportunidad de colaboración por un bien común.

Acercar a los alumnos entre sí, ayuda a que se conozcan mejor y aprecien sus diferencias que los complementan y hacen más fuertes. La escuela debe hacer un esfuerzo por combatir el individualismo y el egoísmo que prevalece en muchos sectores sociales. Al contrario, debe enseñar a sus alumnos a respetar a sus semejantes, y más allá, hacer algo por ellos.

Todos los estudiantes tienen el instinto natural de querer ayudar. Su cerebro está diseñado para reaccionar ante el dolor y la injusticia en otras personas, pero este impulso natural se pierde si acostumbramos a los estudiantes a competir en vez de colaborar o a sólo pensar en ganar, sin importar lo que se tenga que hacer o por quien se tenga que pasar para conseguirlo.

La escuela debe analizar y estudiar si sus protocolos de evaluación, dinámicas, reglas y creencias no declaradas contribuye a al individualismo y egoísmo en lugar de la solidaridad, el compañerismo y el trabajo en equipo.

La escuela siempre ofrecerá a cada estudiante una inmejorable oportunidad para ser mejor persona.

Recomendaciones para fomentar la solidaridad en las escuelas

  • Sustituya la competencia por la colaboración. Este cambio de enfoque ayudara a generar habilidades para el trabajo en equipo y se impulsará el valor de la solidaridad.
  • Los maestros pueden encargar tareas de solidaridad a sus estudiantes promoviendo pequeñas pero significativas acciones diarias. Haga del valor de la solidaridad un hábito para que se convierta en virtud.
  • Premie formal y consistentemente las acciones solidarias. Entregue pequeños reconocimientos en eventos públicos a quienes demostraron tener el valor de la solidaridad entre sus compañeros o sociedad.
  • Organice a los estudiantes para que participen directamente en obras de apoyo a sectores vulnerables.
  • Fomente la conciencia en los estudiantes a través de videos o cuentos sobre la importancia de la solidaridad en la humanidad.
  • Presente ejemplos cercanos a ellos de cómo vivir el valor de la solidaridad.
  • Favorezca la empatía a través del intercambio de roles. Pida a los estudiantes (dependiendo de su edad) que simulen ser otra persona que actualmente vive condiciones de injusticia, enfermedad, pobreza, etc. y pídale que escriba una carta solicitando apoyo.
  • Promueva que entre estudiantes se conozcan mejor. La empatía inicia con el conocimiento más profundo y detallado de la otra persona.

 

Ambientes de solidaridad en la escuela

Con el fin de ayudar a reconocer si existen ambientes escolares que fomenten el desarrollo del valor de la solidaridad, se ha diseñado el siguiente instrumento que sirve de guía para realizar una autoevaluación.

Ambientes solidarios Ambientes individualistas y egoístas
Se evalúa y reconocen formalmente las acciones solidarias de los alumnos. Las acciones solidarias de alumnos y demás comunidad educativa pasan desapercibidas por las autoridades.
Los maestros colaboran con otros colegas compartiendo estrategias y acciones exitosas. Son comunes las riñas y ataques entre maestros.
Los padres de familia contribuyen de manera solidaria a resolver las necesidades de la escuela. Los padres de familia se desentienden de las necesidades de la escuela.
La escuela participa en acciones organizadas a favor de sectores vulnerables. No se participa de manera voluntaria en acciones en beneficio de sectores vulnerables.
Los estudiantes colaboran entre ellos para alcanzar objetivos comunes. Prevalece más la competencia que la colaboración entre estudiantes.
Hay un ambiente cordial libre de discriminación y violencia. Son consistentes los actos de violencia y acoso escolar.
Los estudiantes participan en las acciones que benefician a la escuela. Los estudiantes son ajenos a las necesidades de la escuela y solo se concentran en sus estudios.

 

Axiomas o creencias que se deben evitar a fin de favorecer un ambiente de solidaridad en las escuelas.

  • Siempre debes tratar de ser mejor que tus compañeros.
  • No le ayudes a tu compañero porque te va a ganar.
  • Ocúpate de tus asuntos y olvídate de los demás.
  • ¡Déjalo solo!, él debe aprender a resolver sus problemas.
  • Si no es de tu incumbencia no participes.
  • Como a mí no me afecta yo me quedo callado para evitar problemas.

 

Juan Carlos López Gracia (graciajcl@gmail.com) es egresado de la H. Escuela Naval Militar como ingeniero en ciencias navales, es maestro en educación por el ITESM y Doctor en Humanidades con especialidad en educación. Es autor intelectual de la metodología científica y de la norma de certificación a instituciones educativas llamada “Escuela con Valores”. Es Presidente de Fundación Axio, Director general del Centro de Aprendizaje Dinámico CADI, del colegio José Vasconcelos y vicepresidente honorario de la Sociedad Mexicana de Filosofía, además de consultor, escritor y conferencista.

  Únete a la plática sobre el valor del mes de septiembre: la Solidaridad, en las redes sociales de Fundación Televisa en @fundtelevisa, facebook.com/fundaciontelevisa.tieneselvalor y facebook.com/FundacionTelevisa