Qué es la tolerancia en voz del filósofo

tolerancia en voz de filósofo valores

El doctor Juan Carlos López Gracia, en su colaboración para Valores de octubre nos define qué es la tolerancia desde la filosofía.

  • Te compartimos la colaboración de un filósofo sobre qué es la Tolerancia.

 ¿Qué es la tolerancia?

La palabra tolerancia viene del latín tolerantia que se refiere “la cualidad de aguantar o soportar”.  Es una palabra cuyo prefijo tolerare significa soportar, aguantar, y el sufijo “ia” significa cualidad.

La tolerancia puede definirse como la “cualidad que nos permite soportar el sufrimiento ocasionado por algún mal que es inevitable”.

La implicación en la palabra tolerancia de “aguantar o soportar” también lo hace con algo malo, algún padecimiento o sufrimiento que es necesario soportar en razón de evitar un mal mayor o con la intención de obtener un bien mayor.

La tolerancia se enmarca en un antiguo principio ético que se conoce como “mal menor”, y que nos dice que ante dos o más males inevitables, es preferible elegir el menor.

El montañista que ha estado expuesto mucho tiempo a bajas temperaturas, tiene que “tolerar” la amputación de sus pies, (mal menor), para así poder salvar su vida y evitar la muerte, (mal mayor)

El niño tiene que soportar el dolor de la inyección, (mal menor), porque el medicamento que se le pretende administrar le ayudará a recuperar la salud y evitar que su enfermedad agrave (mal mayor)

Es muy importante destacar que nunca será válido elegir por un “mal menor moral”. El fin no justifica los medios.

A lo largo de la historia, el concepto de tolerancia ha tomado diferentes matices que provocan confusión. La Real Academia de la Lengua la define como: “Respeto a las ideas, creencias o prácticas de los demás cuando son diferentes o contrarias a las propias.”

Tomando en cuenta esta definición, un sicario puede exigir tolerancia ante sus ideas y prácticas de asesinar a gente inocente a cambio de dinero. ¿Debemos ser tolerantes con su forma de pensar y actuar por el solo hecho de que es distinta a la nuestra?

Se tolera lo “malo”, no se tiene que tolerar lo “diferente”.

Mal se dice en aras de una conducta ética: “hay que aprender a tolerar a los pueblos indígenas”. Esta expresión implica un pensamiento racista. Implica que ser indígena es algo “malo” y por consiguiente requiere “tolerancia”.

A los pueblos indígenas como a cualquier otro pueblo con costumbres y cosmovisiones distintas a las nuestras (y no necesariamente malas) no se les tolera, se les RESPETA.

Por otra parte, no debe promoverse el ejercicio de la toleranciaper se”. Solamente debe darse ante la condición del mal menor inevitable.

No debe justificarse la “tolerancia” por parte de la autoridad a los actos que agravan la ley y el bien común cuando no hay ninguna disyuntiva entre mal mayor o menor. La tolerancia a pequeñas faltas a las leyes, normalmente derivan en faltas más graves. Tolerar un pequeño acto de corrupción, un pequeño robo, una pequeña agresión, constituyen acciones que anteceden a robos, secuestros y asesinatos.

Es necesario recalcar que sólo se tolera el mal y por ello no aplica la tolerancia cuando nos referimos a personas, es decir, nadie debe sentir que debe tolerar a una persona porque eso la califica de mala. Lo que se toleran son los actos cuando son males menores y no porque sean diferentes.

Ante la diferencia en aspectos que son sujetos a apreciación personal como la belleza de una obra de arte, el desempeño de un equipo de futbol o la mejor hora para leer. Cabe el respeto ante las diferentes opiniones.

No se respeta la opinión de que la tierra es plana porque es un error. Sin duda se respeta a la persona que comete el error porque su dignidad no depende de cuánto conoce, pero la idea equivocada debe en la medida de lo posible corregirse.

Se respeta y no se tolera a la idea que afirma que la religión verdadera es el cristianismo y no el islamismo, se respeta la idea de que el béisbol es mejor deporte que el fútbol.

El error en la interpretación del concepto “tolerancia” va más allá de un debate semántico. La promoción del ejercicio de la tolerancia “per se”, sin distinción de los elementos constitutivos en su ejercicio, puede provocar un clima en el que todo es permitido, todo es válido, no hay distinción entre lo correcto y lo incorrecto, no hay distinción entre el bien y el mal, todo es tolerado y en consecuencia reina el caos.

En los últimos años se ha fomentado a la tolerancia como un valor de la democracia, sin embargo, a fin de evitar confusión, es necesario distinguir con claridad entre la tolerancia y el respeto. Este último un valor fundamental de la virtud cardinal de la justicia. El respeto es por ende el eje en la construcción de relaciones sociales armónicas y justas.

 

Juan Carlos López Gracia ([email protected]) es egresado de la H. Escuela Naval Militar como ingeniero en ciencias navales, es maestro en educación por el ITESM y Doctor en Humanidades con especialidad en educación. Es autor intelectual de la metodología científica y de la norma de certificación a instituciones educativas llamada “Escuela con Valores”. Es Presidente de Fundación Axio, Director general del Centro de Aprendizaje Dinámico CADI, del colegio José Vasconcelos y vicepresidente honorario de la Sociedad Mexicana de Filosofía, además de consultor, escritor y conferencista.

  Únete a la plática sobre el valor del mes de octubre: la Tolerancia, en las redes sociales de Fundación Televisa en @fundtelevisa, facebook.com/fundaciontelevisa.tieneselvalor y facebook.com/FundacionTelevisa