¿Qué es el bullying?
Después de diversas investigaciones se ha identificado como un fenómeno con consecuencias importantes. Hoy en día, diversas investigaciones han demostrado que el bullying no es un fenómeno inofensivo pues se ha podido constatar que tiene consecuencias negativas en quien lo ejerce, en las víctimas y en el clima escolar. En términos generales, para que un comportamiento pueda ser categorizado como bullying debe de cumplir con tres características: 1) debe de tener la intención de dañar; 2) debe de ser repetitivo y 3) debe de existir una diferencia de poder (física, social, etc.) entre la víctima y el agresor. De esta manera, podemos definir al bullying como una sucesión de agresiones intencionales, en donde existe una diferencia de poder entre la víctima y el agresor. Se han identificado tres tipos diferentes de bullying: 1. Físico: es el que recibe más atención por parte del personal escolar e incluye toda clase agresiones físicas (golpear, escupir o cualquier otra forma de violencia). 2. Verbal: se refiere a toda clase de agresiones verbales tales como apodos, burlas, insultos, etc. 3. Social o relacional: implica el aislamiento social de la victima, la exclusión de actividades y  esparcimiento de rumores. Este tipo de bullying ha sido definido como "un intento por infligir dolor de manera que no pueda identificarse que ha habido una intención deliberada" (Barman, 2007) Es importante que las comunidades educativas (maestros, administrativos, alumnos y padres) sepan qué es el bullying para poder prevenirlo e intervenir cuando se presenta.

Conoce más información sobre bullying en www.mejorenfamilia.org