Para entender el diálogo: el lenguaje

Cuanto mejor sea nuestro uso del lenguaje, mejor será nuestro diálogo.

 

Los especialistas en zoología han descubierto que los animales cuentan con formas especiales de comunicarse. Los prodigiosos delfines emiten sonidos especiales que viajan por el agua y transmiten datos sobre su ubicación y eventuales peligros. Sin embargo, ninguna especie cuenta con un lenguaje tan amplio y desarrollado como el género humano que dispone de miles de palabras y estructuras gramaticales para intercambiar información, expresar estados de ánimo y crear poemas de sonido musical, entre muchas otras opciones.

La más elevada y valiosa de ellas es el diálogo: la conversación para construir acuerdos, resolver conflictos y relatar experiencias. No importa qué problema tengamos en la familia, con los hijos o sólo nosotros, la comunicación con las personas adecuadas siempre ayudará a resolverlos. No nos quedemos callados, pero recordemos que el diálogo también tiene reglas: usar un tono correcto, respetar a la otra persona y pensar lo que vamos a decir.

Aprendamos a escuchar a los demás, consideremos lo que dicen y admitamos sus opiniones cuando nos parezcan razonables. Si descubrimos que algo que afirmamos es incorrecto, aceptémoslo con valor y humildad porque es, sin duda, un ejemplo que le queremos dar a nuestros hijos; sólo así podemos transmitirles el valor del diálogo.  

Conversa con nosotros sobre el valor del mes de enero: el Diálogo, en las redes sociales de Fundación Televisa en @fundtelevisa y en www.facebook.com/fundaciontelevisa.tieneselvalor