Acciones de Generosidad
03-Generosidad-04

La ruta de la generosidad

¿Te consideras una persona generosa? Ser generoso significa dar a los demás o compartir con ellos algo que consideramos útil o valioso sin esperar recompensa. Puede ser un objeto que ayude o dé alegría a otros, como en el caso de los cuadros de Etelvina, la protagonista del cuento anterior. Pero no sólo esto, dicho valor también aparece cuando hacemos algo por nuestros semejantes, ya sea prestándoles algún servicio o auxiliándolos en una dificultad. Pero, atención, la generosidad requiere que actuemos de forma desinteresada, es decir, por el gusto o la satisfacción que nos proporciona y no porque nos convenga u obtengamos algo a cambio. Tampoco se considera generoso aquel que sólo cumple con su deber. Cuando, por ejemplo, ayudamos a mamá a barrer la casa, no estamos siendo generosos, pues la limpieza del hogar es una labor que le corresponde a toda la familia y no sólo a uno de sus miembros.  

Valores en acción

• Busca una oportunidad de ser generoso en casa. Ocúpate de una tarea que no te corresponde normalmente, como tender la cama de tus padres. • Ayuda a alguno de tus compañeros de la escuela explicándole algún conocimiento que no haya comprendido en clase. • Sugiéreles a tus padres realizar juntos algún trabajo en beneficio de la comunidad. • Cede tu lugar en el transporte público a los ancianos, a las mujeres embarazadas o con un niño pequeño.  

Padres con valor

Hay pocos espacios tan propicios para ejercitar la generosidad como la familia. Y quizá la mejor manera que tienen los padres para comunicar la importancia de este valor es mediante el ejemplo. Así, para hacer frente al egoísmo, el cual surge en muchos niños y niñas de manera espontánea, una de las mejores estrategias consiste en mostrar, a través de los propios actos, que compartir con los demás, ser útil y reconocer las necesidades del prójimo favorece la armonía del núcleo familiar y mejora la convivencia. Es decir, es algo que permite que todos salgan ganando. • Más que obligar a los hijos a compartir sus juguetes, muéstreles la conveniencia de hacerlo: jugar con los demás es más divertido. • Busque actividades que requieran la participación de todos. Perseguir metas comunes crea un ambiente generoso. • Enseñe a sus hijos que la generosidad no se relaciona siempre con grandes actos de desprendimiento o sacrificio. También tiene que ver con pequeñas acciones cotidianas.  

Maestros con valor

Educar en la generosidad obliga a los maestros a referirse a situaciones concretas, a ejemplos que permitan a los niños y a las niñas vincular este valor con la vida de todos los días. De esta forma, ellos comprenderán mejor que la generosidad es algo que tiene que ver con la experiencia cotidiana en casa, en la escuela y en la calle. Así, por ejemplo, entenderán que un acto generoso supone algún sacrificio, aunque sea pequeño; es decir, implica un desprendimiento. Dar aquello que nos sobra, que nos importa poco o que no consideramos valioso está lejos de ser un acto realmente generoso. • Organice en el aula un diálogo y anime a los alumnos a dar ejemplos de actos generosos. • Esfuércese por crear en el aula una atmósfera de participación y servicio a los demás. • Invite a sus alumnos a escribir un cuento breve cuyo protagonista enfrente la disyuntiva egoísmo-generosidad y 0I0I?9HP7H?IPI@PIÉste es el momento
  • Distingue cuáles son tus bienes más valiosos. Puede tratarse de una habilidad física, por ejemplo. Piensa cómo compartirla en beneficio de tus seres queridos.
  • Piensa qué te hace falta, qué te gustaría tener (recuerda: ¡no te enfoques en los objetos!). Considera cuál persona cercana a ti puede dártelo y pídeselo.
  • Sal del círculo de las personas queridas y apoya a personas que vivan una circunstancia difícil: un anciano, las víctimas de un desastre o los chicos de un orfanato.
  • Combina la generosidad con la solidaridad y forma un grupo de ayuda que beneficie, sin retribución, a las personas que tengan alguna necesidad especial.
 

Educando en la generosidad

El hogar es el laboratorio para construir hombres y mujeres generosos, y los adultos responsables deben considerar esta tarea como una de sus misiones más importantes. La idea de fundar una familia parte del valor de la generosidad. En el esquema tradicional dos personas deciden compartir sus vidas: darse entre sí lo mejor que tienen y avanzar juntas por el camino. Luego generan nuevas vidas, el mayor acto de generosidad que existe. Sin embargo, la generosidad no debe limitarse al inicio de esos procesos, sino mantenerse viva a lo largo de toda la vida en común, durante el proceso educativo de los chicos: escuchando, hablando, generando nuevas habilidades, creciendo juntos todos. La fórmula se extiende a los demás modelos familiares. La vida en común no significa nada en sí misma: hay que llenarla de sentido dando lo mejor que tenemos y recibiendo lo que necesitamos.  

Escuela de valores 

La escuela ha de ser un centro educativo para la generosidad y el maestro un guía firme en esa misión con estrategias sencillas y un ejemplo permanente. La esencia de su trabajo como maestro es la generosidad; usted está frente a un grupo de alumnos para darles lo mejor que tiene: los conocimientos que irán construyendo sus vidas. Aunque esa misión educativa enriquece a los chicos de una manera excepcional, no es la única forma de expresar la generosidad en el aula.
  • Detecte las carencias individuales (pueden ser afectivas, materiales, de comprensión) de los alumnos y trate de cubrirlas.
  • Espere lo mejor de cada uno (incluyendo al alumno más rebelde o al más desaventajado) y actúe en consecuencia, atendiendo a todos por igual.
  • No se limite a “cubrir el expediente”. Entréguese a su misión en cuerpo y alma. Acuda a cursos de capacitación, adquiera nuevos conocimientos: para dar más hay que tener más.
  • Aprenda a disfrutar y valorar las expresiones de cariño o reconocimiento que padres y alumnos le den a lo largo de su convivencia.

Con ganas de triunfar

  • Cuando te decidas a dar algo hazlo con verdadero cariño y convencimiento. Sólo así vivirás el valor.
  • No le recuerdes al beneficiario lo que le diste, ni se lo pidas de regreso. Una vez que lo das ya no es tuyo.
  • Si tienes hermanos invítalos a que las cosas de cada uno se compartan entre todos con cortesía y respeto.
  • No codicies ni envidies aquello que tienen los demás. Más bien piensa de manera creativa qué puedes darle tú a las otras personas.
Antes de desechar cualquier objeto que todavía resulte útil piensa si puede servirle a alguien y ofréceselo.

Palabras para las familias

La familia y el ámbito doméstico ofrecen el campo ideal para el entrenamiento en el valor de la generosidad. Gracias a ustedes los chicos pueden alcanzar la meta. • Hágales entender que los bienes materiales no son los únicos valores que se pueden compartir. Evite que el materialismo se convierta en el eje de su educación. • Enséñelos a recibir y agradecer, y a dar sin esperar agradecimiento. La verdadera generosidad busca producir cambios positivos, no recibir elogios. • Hágalos conscientes de los chicos que se encuentran en desventaja material, familiar o emocional con respecto a ellos y oriéntelos para dividir con ellos lo que tienen. • Sean ustedes mismo generosos para comprender y corregir cariñosamente algún error, perjuicio o equivocación de los chicos.  

Palabras para los docentes

La escuela es el espacio más adecuado para fortalecer las competencias relacionadas con el valor de la generosidad y ustedes, los mejores entrenadores técnicos para chicos de “alto rendimiento”. • Hagan que vean en el aula un espacio comunitario en el que se comparten ideas, conocimientos y materiales. • Trabajen con la dirección para crear un programa para reutilizar libros, uniformes y útiles que los más grandes dejan de usar. • Con respecto al lunch o refrigerio impulsen una experiencia comunitaria en la que cada uno pruebe un poco de lo que llevan los demás. • Inculquen en ellos respeto por las personas indigentes y marginadas diseñando algún plan de ayuda o inclusión.  

Para la vida diaria

  • Aprende a compartir todas tus cosas: quizás una prenda de ropa, algún libro o tu comida. Tu compañía y tu conversación pueden ser de gran ayuda para otra persona.
  • Aprende a recibir. Cuando alguna persona que te aprecie te ofrezca algo que considera importante o valioso, acéptalo como muestra de ese cariño.
  • No tengas demasiado apego a los objetos: pueden ir y venir. Es más importante cuidar a las personas y sus sentimientos que a las cosas.

Por el camino de la generosidad

  • Ser generoso significa estar dispuesto a dar todo sin esperar algo a cambio. Aprende a dar de forma desinteresada.
  • Ayuda a quien no tenga forma de recompensarte. Esa es la verdadera generosidad.
  • Mucha gente piensa que la generosidad sólo se relaciona con el dinero. Aprende a cuidarlo pero nunca le des más valor que a las personas y sus sentimientos.

Actividades

Reflexiona y elige la respuesta: Dar a:
  •  A mis amigos.
  • A mi familia.
  • A los que me caen bien.
  • A todos
Cuándo dar:
  • Los martes y los jueves.
  • Los lunes y los miércoles.
  • Entre semana.
  • Los fines de semana.
  • Toda la semana.
Cómo dar:
  • Enojado
  • Alegre
  • Triste
  • Molesto
  • Indiferente
Cuánto dar:
  • Mucho
  • Poco
  • Algo
  • Nada
Qué dar:
  • Lo que ya no necesito.
  • Lo que me sobra.
  • Lo que no me gusta.
  • Algo de lo que tengo y soy.
En dónde dar:
  • En mi casa.
  • En el cine.
  • En mi casa y el cine.
  • Sólo en la escuela.
  • En todo lugar.
Hasta dónde dar:
  • Hasta lo que yo quiera.
  • Hasta lo que mi mamá diga.
  • Hasta lo que mis maestros indiquen.
  • Hasta que sea necesario.
  • Hasta lo que diga la televisión.
Para qué dar:
  • Para que otros me vean.
  • Para tener una buena calificación.
  • Para hacer el bien a los demás.
  • Para sentirme muy bien.
  • Para que mis amigos digan cosas buenas de mí.
De hoy en adelante :
  • Cada día voy a ayudar a alguna persona.
  • Lo haré con alegría aunque no sean mis amigos.
  • Voy a escribir otro propósito
  En las noticias han pedido ayuda para la gente que se quedo sin casa a causa de las inundaciones: Uno de mis amigos no tiene que comer en el recreo: 1.Busco en mi lonchera algo que le pueda gustar para compartirlo. 2.Le doy un dulce que no me gusta. 3.Como no es mi mejor amigo, finjo que no me entero.   Mi mamá necesita ayuda para limpiar la cocina: 4.Como es algo que requiere esfuerzo, pienso que lo que debe hacer mi hermano mayor. 5. Sigo viendo la televisión como si nada pasara. 6.Aunque me cuesta, apago la televisión y hago un esfuerzo por ayudar.   Una de mis amigas esta triste: 7.Le doy una palmada en la espalda, pero me voy corriendo por que tengo que estudiar. 8.La escucho con atención y la acompaño, aunque tenga que hacer mi tarea más tarde. 9.Lo comento con los demás, pero no hago nada.   Mi hermano menor tiene dificultades con su tarea: 10.Aunque yo me he dado cuenta, finjo que no me he enterado. 11.Salgo de la casa sin que nadie se dé cuenta. 12.Le pregunto si hay algo en que lo pueda ayudar.   Hay un panquecito en la despensa: 13.Me como sin preguntar de quien es. 14.Le digo a mi hermana que se compre uno para ella por que este yo lo pedí. 15.Pregunto si alguien lo quiere antes de comerlo.   Hay que ir a acompañar a la abuela que está enferma: 16.Apago la televisión y acompaño a mi mamá. 17.Acompaño a mi mamá pero de mala manera, pues me han obligado. 18.Simplemente ni me he enterado de que la abuela esta enferma.   Van a llegar visitas a mi casa y les tengo que dejar mi cuarto: 19.Me enojo y digo que ahora le toca a mi hermano dejar su cuarto. 20.Recibo a las visitas pero no les hago caso. 21.Recibo y atiendo a las visitas con gusto, aunque tenga que dejar mi programa de televisión.   De hoy en adelante : 
  • Cada día voy a ayudar a alguien en mi casa y en mi escuela.
  • Buscaré siempre algo bueno para mi y para las otras personas.
  • Voy a escribir otro propósito: Generosidad
  Completa el crucigrama con las palabras que faltan en los enunciados : (Las encontraras en la caja del ganador del concurso). 1.- Doy mi tiempo y _________ con atención a los demás. 2.- Pongo mis______________al servicio de los demás. 3.- Doy a los demás con___________________________. 4.- Doy lo mejor de mí mismo y así vivo más__________. 5.- Estoy atento a las______________________________. 6.- Busco el___________________________de los demás. 7.- Comparto lo que es útil, no solamente lo que me_____. 8.- No únicamente comparto lo que es útil, solamente lo que me__________. 9.- Hago algo por los_________ __________todos los días. 10.- Comparto las cosas que tengo: ropa,_______________, conocimiento. 11.-Doy lo mejor en los programas de participación________. 12.-Doy lo____________ _______________de mí mismo. 13.-Doy alegría a____________, aunque no sean mis amigos.

Para todos los días de esta semana escoge con tus papás una actividad con la que practiques la generosidad en tu casa (por ejemplo: comparto mis juguetes con mis hermanos, cuido a mi hermano pequeño, ayudo con alegría en lo que me pide mi mamá, etc). Mi desafío de esta semana: _________________________________________ Ser generoso es compartir nuestras cosas, nuestras cualidades y nuestro tiempo con quien lo necesite.   Comenta cómo te comportarías tú ante cada situación que se describe: 1.- Si algún compañero no lleva lunch a la escuela, yo_______________________________. 2.- Si mi mamá tiene mucho trabajo en casa, yo____________________________________. 3.- Si un amigo está triste, yo_____________________________________________. 4.- Si un hermano se porta mal, yo_________________________________________. 5.- Si mi prima está enferma, yo________________________________. Marca con una X la frase que describa lo que descubriste en esta unidad, Si quieres anota otras frases.
  • Generosidad es ayudar a los demás aunque me cueste esfuerzo.
  • Ser generoso me hace ser mejor persona.
  • Ser generoso me hace ser más apreciado y querido por los demás.• ____________________________________________________
__________________________________________________ Para todos los días de esta semana escoge con tu maestra una actividad con la que practiques la generosidad en la escuela (por ejemplo: perdono a quien me hizo algo, cedo en alguna elección, juego dando oportunidad de participar a los demás, etc.) Mi desafío de esta semana: _________________________________________ Elige y subraya la mejor manera de darle a los demás a través de la generosidad. Cuando se organiza una colecta de ayuda en el colegio:
  • Pierdo la circular con la información y no me vuelvo a acordar.
  • Llevo algo de ayuda que saque de la despensa de mi casa.
  • Colaboro únicamente porque mi grupo va a ganar un premio.
  • Platico a mi familia de la colecta, y colaboro activamente.
Cuando alguien esta cerca de mí no sabe leer:
  • No me entero.
  • Consigo unos libros de mi hermano chico para prestárselos.
  • Le ofrezco dar una hora diaria de clase de lectura y de escritura.
  • Me entero, pero no me importa. Total no todo el mundo nació para leer.
Cuando uno de mis compañeros esta triste:
  • Si no es de mis mejores amigos, ni me entero.
  • Aprovecho la ocasión para comentarlo con los demás.
  • Le invito a jugar con nosotros a la hora del recreo.
  • Le doy una palmada en la espalda, y sigo mi camino.
Cuando salen las noticias en la televisión sobre la onda fría que azota el país:
  • No veo la noticias o sea ni me entero.
  • Pienso que vamos a ayudar, pero no hago nada.
  • Busco una de mis chamarras viejas, pero me olvido de llevarla.
  • Saco ropa en buen estado para llevarla a la Cruz Roja de mi ciudad.
Cuando alguien que esta cerca de mi necesita un consejo:
  • Busco enterarme de lo que pasa para comentarlo con los de demás.
  • Me informo del problema y veo los mejores medios para aconsejarle.
  • Sigo pendiente de el aunque pase el tiempo.
  • En realidad, no me importa. Si no es de mis mejores amigos, ni me entero.
Cuando veo que uno de mis vecinos necesita ayuda:
  • No me entero. Voy pensando en mis asuntos y no volteo a ver lo que sucede a mi alrededor.
  • Me acerco a preguntar, pero en realidad no ayudo mucho.
  • Llamo a mi hermano mayor para que entre todos ayudemos al vecino.
  • Me entero, pero finjo que no veo nada y me meto a mi casa.
 

¿Cómo reaccionas en casa?

Elige y subraya la respuesta. Ye ayudará a conocer cómo vives la generosidad en casa. Cuando hay que levantar la casa por las mañanas:
  • Inmediatamente me da dolor de cabeza y no puedo hacer nada.
  • Meto las cosas debajo de la cama para que ya no se vean.
  • Hago las cosas sin discutir.
  • Hago las cosas, pero de muy mal humor.
Cuando mi mamá pide alguien que le acompañe al supermercado:
  • No me entero.
  • La acompaño y ayudo a elegir la verdura, aunque no me guste el brocoli.
  • Grito a mi hermano para que el la acompañe.
  • Le aseguro que tengo tanta tarea, que me es imposible acompañarla.
Cuando mi papá necesita un desarmador para componer el contacto de luz:
  • No me entero.
  • Finjo buscarlo y aseguro no contarlo.
  • Grito a mi hermana para que ella lo haga.
  • Ni modo, le ayudo aunque para ello tenga que dejar la televisión.
Cuando mi hermano menor necesita ayuda para resolver sus sumas:
  • Salgo corriendo de la casa para ver si va a llover.
  • Le aseguro que yo no se sumar, a pesar de ser tres años mayor.
  • Le presto mi calculadora.
  • Le ayudo con paciencia.
Cuando mi hermana mayor necesita pegamento para su trabajo:
  • Le doy el mío, pero con la condición de que tienda mi cama al día siguiente.
  • Le presto el mío y punto.
  • Le presto el de mi hermano para no gastar el mío.
  • Le digo que se compre uno.
Cuando terminamos de comer y hay que levantar los platos:
  • Simplemente desaparezco.
  • Ayudo a levantar y también a secar.
  • Llevo dos platos a la mesa, pero me tardo quince minutos en el recorrido.
  • Lavo los platos tan mal, que después hay que volver a hacerlo.
Cuando queda únicamente una pieza en la caja del pan:
  • Corro a ganarla, aunque atropelle al perro.
  • Antes de tomarlo, pregunto si alguien mas lo quiere.
  • Me enojo a muerte con mi hermano porque la gano.
  • Paso el fin de semana de mal humor por no haber comido el pan.
Cuando van a venir a comer los abuelos y los tíos:
  • Simplemente desaparezco.
  • Guardo mis mejores juegos para que los primos no los vean.
  • Hago cara de aburrido en la mesa .
  • Escucho con atención lo que me platican, y contesto con amabilidad.
 

Generosidad

Este es un grupo de 5to de primaria que visita cada semana un orfanatorio. Elige quién es quién y escribe su nombre en la línea. Toño: le gustan mucho las matemáticas, así que organiza y dirige las clases de aritmética para los niños de quinto y sexto. Laura: Le gusta mucho la Música, por lo que se encarga de organizar cantos y juegos para los niños más pequeños. Beto: Es muy buen deportista y ha organizado torneos de fútbol, atletismo y básquetbol. Eduardo: de grande quiere ser doctor, por lo que se encarga de la enfermería y los primeros auxilios del orfanatorio. Ana: Es muy alegre y tiene muy buen corazón, por lo que se encarga de los niños que ve más tristes. Isa: Es muy buena para las actividades manuales, por lo que se encarga de preparar todo el material que utiliza en su trabajo de participación social. Escribe el nombre y el de tus amigos y amigas. Escribe sus cualidades y cómo las pueden aprovechar en su trabajo de acción social. 1_________________________ 4________________________ 2_________________________ 5________________________ 3________________________ _ 6________________________  

De hoy en adelante

Diariamente haré algo concreto por darle a los demás. Estaré siempre atento de las las necesidades de los demás. Voy a escribir otro propósito: __________________________________________________ Completa la narración usando las palabras que se te proponen. Generoso, mendigo, granito de oro, Trigo, acabado, alguna, Rey, carroza. Esta es la historia de un___________que de pronto vio venir una____________ de oro. Pensó que su pobreza había_________. La carroza y paró y bajó un_________que en lugar de darle una gran___________________ como él pensaba, le pidió____________cosa. El se_____________, saqué de su saco un granito de___________________y se lo dio. Al llegar a su casa encontró un_______________ en medio del montón de trigo. Lloró por no haber sido m___________y compartir más de lo que poseía. Dibuja la escena que más te guste de esta historia.