Acciones de Lealtad
08-Lealtad-04   Si eres leal con tus amigos, es decir, si no los criticas a sus espaldas, no traicionas su confianza y los apoyas siempre que puedes, estás honrando el vínculo de camaradería que te une a ellos. Pero ¿qué ocurre si tu lealtad hacia un amigo entra en conflicto con la que mantienes hacia otra persona o hacia un grupo con el cual te sientes cercano? Imagínate que un amigo roba el celular de una de tus compañeras. Supongamos que esta compañera —quien, casualmente, también es tu amiga— te pregunta si has visto su teléfono. ¿Qué responderías? Pero esto no es todo: imagina que la maestra le dice a todo el grupo que se quedarán sin recreo hasta que aparezca el aparato. ¿Guardarías silencio? ¿Le dirías a tu compañera quién hurtó su celular? ¿Mentirías? ¿Intentarías convencer a tu amigo de devolverlo? A este tipo de situaciones se les conoce como “dilemas morales” y corresponde a cada persona darle la solución que considere más justa según su criterio y de acuerdo con sus valores.  

Valores en acción

• ¿Cuál sería tu respuesta al dilema moral arriba planteado? • Imagina un dilema moral hipotético relacionado con la lealtad y discútelo con tus compañeros. • Sé leal con la gente que amas, pero no justifiques ni solapes sus malas acciones. • Si quieres que los demás sean leales contigo, actúa del mismo modo: apóyalos, escúchalos y procura su compañía.  

Padres con valor

En un ambiente familiar afectuoso y saludable, la lealtad suele surgir de manera espontánea entre sus miembros. Los hijos, los padres, los abuelos y demás parientes se sienten ligados entre sí por vínculos de respeto, amor y gratitud sin que nadie se los haya enseñado. No obstante, corresponde a los adultos mostrar a los pequeños que la lealtad también vale con personas que no son de su familia y que se puede manifestar mediante actos de solidaridad, civilidad, honor, patriotismo y respeto al prójimo. • Enseñe a sus hijos a cultivar y sostener lazos de lealtad con los demás (amigos, escuela, clubes). • Eduque a los chicos en la constancia y el cumplimiento de los deberes para con los otros. • Haga que en la familia se valore todo lo bueno que tiene el país y aproveche esa valoración para fomentar el nacionalismo.  

Maestros con valor

La escuela es un ámbito privilegiado para mostrar a los niños y a los jóvenes la importancia de la lealtad, en particular la que tiene que ver con las comunidades y las organizaciones. La idea es que el maestro desarrolle entre sus alumnos determinadas actitudes que los ayuden a salir del individualismo y el egocentrismo para abrirse a los demás. Ello con el fin de convertir al grupo en una verdadera comunidad de intereses. Entre esas actitudes están: cooperación, identificación, trabajo en equipo, participación, compañerismo, etcétera. • Aproveche las actividades grupales para mejorar las relaciones entre los alumnos. • Destaque valores como el compañerismo, la camaradería y el apoyo mutuo. • Desaliente la maledicencia, las críticas destructivas y todas aquellas actitudes que pongan en riesgo la armonía en el aula. • No fomente la rivalidad en clase, sino la competencia leal, es decir, el “juego limpio”.   PROBLEMAS PARA PENSAR Un mensaje para los padres La lealtad es un valor que puede expresarse en todas las relaciones humanas y en cualquier situación. Uno de sus aspectos más interesantes es convertirla en un valor correspondido: que tú tengas lealtad por otra persona y esa persona tenga lealtad por ti. En el siguiente apartado ubica cómo se presenta la lealtad en tu vida. ¿Cómo expreso mi lealtad por… mis padres? mis hermanos? mis amigos? mis amigos? mis compañeros de clase? mis compañeros de clase? mi maestro? mi maestro? Quizá en alguno de estos ejemplos encuentres que tú o los demás no expresan suficiente lealtad. Es momento de construirla ¿Qué maneras se te ocurren para lograrlo?