Acciones de Responsabilidad

Con ganas de triunfar

  • Identifica cuáles son tus deberes en la escuela y organízate para llevarlos a cabo en orden y con calidad. Ello te permitirá tener más tiempo libre.
  • Si tienes una mascota (como Felisa) no la consideres un juguete. Piensa que eres responsable de ella en términos de salud, higiene, alimentación y educación.
  • Observa a tus padres y a tus maestros. ¿Cumplen con sus responsabilidades como cuidarte, educarte y escucharte? Si sientes que no es así, coméntalo con ellos.
  • Combina tus deberes con actividades de entretenimiento; desarróllalos sin miedo ni presiones, como parte de tu crecimiento y seguridad para el futuro.
 

Palabras para las familias

La familia y el ámbito doméstico ofrecen el campo ideal para el entrenamiento en el valor de la responsabilidad. Gracias a ustedes los chicos pueden alcanzar la meta.
  • Exponga claramente a los niños qué espera de ellos. Procure que esas expectativas sean sensatas de acuerdo con el carácter y las destrezas de éstos.
  • Antes de recurrir a la imposición por autoridad explique a sus hijos las consecuencias de hacer o no aquello que les corresponde.
  • Si tiene más de un hijo, reparta equitativamente las responsabilidades entre todos, con los matices que sean necesarios.
  • Exponga a los niños la forma en que están repartidas las responsabilidades del hogar y cómo la vida feliz en familia depende de que cada quien haga lo que le toca.
 

Palabras para los docentes

La escuela es el espacio más adecuado para fortalecer las competencias relacionadas con el valor de responsabilidad y ustedes, los mejores entrenadores técnicos para chicos de “alto rendimiento”.
  • Dosifique las tareas dentro y fuera del aula de una manera razonable, que permita cumplir con ellas pero también disfrutar de tiempo libre.
  • Explique claramente cuáles son las reglas y los deberes de cada persona dentro del salón de clases y dentro de la escuela.
  • Evite el esquema habitual de premios y castigos. Crear conciencia sobre la importancia de que cada uno haga lo que le corresponde es un método más difícil pero más seguro de construir chicos responsables.
Detecte aquellos casos de niños que sufren en su hogar una carga de responsabilidad económica, moral o afectiva superior a la que les corresponde y entable un diálogo con sus padres.

Para la vida diaria

-Ten claras tus obligaciones, acostumbra anotar a diario cuáles tareas desarrollaste ayer, y cuáles debes desarrollar mañana. Ordenarlas en un calendario vuelve todo más fácil. -Reúne todos los elementos necesarios para cumplir con el objetivo propuesto. Si se trata de estudiar organiza bien tu material, si se trata de practicar un deporte, reúne el equipo necesario. -Comparte las responsabilidades de los otros: tu contribución al quehacer doméstico será siempre bienvenida. -Recuerda a los demás las responsabilidades que tienen para contigo. Si no reaccionan, llámalos amablemente a que lo hagan: "Te recuerdo que tú quedaste en regresarme tal objeto". Por el camino de la responsabilidad: -Aprovecha el recurso más valioso que tienes: tu pensamiento. Antes de aceptar un compromiso piensa bien si puedes cumplirlo. Expresa tus dudas y solicita la información necesaria .-No te "escudes" en los demás para cumplir una obligación. Aunque la ayuda de los otros es invaluable eres tú y sólo tú quien debe cumplir con lo que le corresponde. -No sientas excesiva presión por el peso de tus obligaciones; aunque tarde o temprano debes cumplir con ellas, disfruta lo demás que te ofrece la vida: hay momentos para estudiar y otros para salir a divertirnos.