Actividades

Actividades de solidaridad para 3° y 4° de primaria

2015_06_01-Actividades-3-y-4-Interna

Estas son las actividades de solidaridad para 3° y 4° de primaria sugeridas en la Guía de Apoyo para Docentes 2014-2015

Actividades de solidaridad para 3° y 4° de primaria

 

Solidaridad es la disposición de compartir y responsabilizarse por el sufrimiento y las necesidades de otros aunque no nos sean cercanos. Supone el desarrollo de la empatía, es decir de la posibilidad de imaginar vívidamente lo que las personas experimentan y sienten en situaciones difíciles. Educar en la solidaridad significa incentivar la capacidad de ponerse en el lugar del otro y promover el compromiso para ayudar a quienes lo necesitan, evitando la indiferencia ante las dificultades de otros seres humanos.

En la Guía de Apoyo para Docentes del Calendario de Valores 2014-2015, te proponemos un grupo de actividades encaminadas a fomentar el valor de la solidaridad para realizar con los estudiantes de 3° y 4° de primaria, durante el mes de junio:

Valor: Solidaridad Grados: 3 y 4
Bloque 5 Competencias:
  • Manejo y solución de conflictos
  • Participación Social y Política

PROPÓSITO:

Que los alumnos conozcan algunas historias que reflejan actitudes solidarias con las necesidades de otras personas. PROCEDIMIENTO

  1. Lea el siguiente texto a sus alumnos:

Seguramente haz escuchado que México es muy solidario porque siempre está dispuesto a ayudar a otros países cuando se encuentran en una situación de desastre causada por un fenómeno natural como huracanes, terremotos, tsunamis o lluvias torrenciales que afectan gravemente a las personas que viven en los lugares donde suceden éstos.

¿Tú recuerdas alguna situación en donde los mexicanos fuimos solidarios?

Podemos poner muchos ejemplos que reflejan que la población de México puede ser muy solidaria; algunos recientes han sido: La ayuda enviada a Indonesia por los daños causados por el Tsunami en 2004 y el apoyo brindado a la población de Haití en 2009 por la situación de emergencia sufrida por el terremoto, entre otras más.

Pero, ¿sabías que hay otras historias donde nuestro país ha tejido lazos de solidaridad por causas de guerra? Esta es una de esas historias...

México y Polonia tejieron en 1943 una historia de solidaridad cuyos lazos siguen vigentes. Y es que en ese año, la Hacienda de Santa Rosa, ubicada en las cercanías de León, Guanajuato, albergó durante cuatro años a mil 453 refugiados polacos, niños, mujeres, viejos y hombres a quienes la guerra y las decisiones políticas de las potencias que invadieron su país les enviaron a un destierro doloroso, a un peregrinar por el mundo que por último los trajo a México.

La historia de los niños de la Hacienda de Santa Rosa comenzó con la Segunda Guerra Mundial, cuando el ejército nazi invadió la zona este de Polonia y la Unión Soviética invadió la parte oriental. Polonia fue fraccionada y repartida entre las dos potencias. Una arguyendo la supremacía racial, y la otra, enarbolando los ideales del comunismo internacional; llevaron a cabo operativos de represión masiva, encarcelamientos de disidentes y posibles disidentes, encarcelamientos, asesinatos masivos y desplazamientos de la población.

Tras un largo y difícil peregrinar, mil 453 refugiados polacos llegaron a la Hacienda de Santa Rosa, un poblado cercano a la ciudad de León, Guanajuato. Este campo de refugio se estableció como resultado de un convenio concertado entre el presidente de México, Manuel Ávila Camacho y el General Wladislaw Sikorski, Primer Ministro del Gobierno Polaco en el Exilio, el cual se pactó durante la visita a México en diciembre de 1942 del General Sikorski.

En los casi mil días que vivieron ahí, hombres mujeres y niños tuvieron como principal propósito curar las heridas, físicas y psicológicas que en ellos marcó la guerra y su trashumancia de su hogar a los campos de trabajo de Siberia, de ahí a Irán, Bombay, Nueva Zelanda, Estados Unidos y finalmente México, recorrido donde el hambre, el trabajo forzado, la enfermedad, el sufrimiento, la pérdida, el desplazamiento y el desarraigo fueron la constante en sus vidas.

Anna Zarnecki de Santos Burgoa, una de las niñas que vivió en esa Hacienda, contó que al ver las imágenes de la exposición volvió a recordar muchos momentos tristes de su largo peregrinar antes de llegar a México, un camino lleno de violencia, hambre e incertidumbre por el futuro.

La señora Zarnecki de Santos Burgoa es una de las niñas que se quedaron a vivir en México, pues tras 1947 muchos polacos quisieron volver a su país y otros emigraron a Estados Unidos.

“Recuerdo que cuando llegamos a León, Guanajuato, nos recibieron con música de banda de pueblo. Nunca nadie nos había recibido así. La gente nos abrazaba y lloraba, nos mostraban el cielo, quizá diciendo que Dios nos ayudaría y que todo estaría bien. Y aunque nosotros no les entendíamos por el idioma, también llorábamos con ellos. Nunca voy a olvidar tanto cariño y afecto de la gente de este país”, contó Anna Zarnecki de Santos Burgoa.

(Fragmentos del Comunicado de Prensa Núm 1653. Inauguran muestra que cuenta una historia común entre México y Polonia, del Consejo Nacional para la Cultura y las Artes (CONACULTA), 14 de octubre de 2009)

Es así como en aquellos años, el gobierno de México dio muestras de su solidaridad aceptando a todas esas personas que huían de los horrores de la guerra.

Podemos encontrar muchos otros ejemplos de solidaridad con otros países o bien historias que reflejen lazos de ayuda y apoyo entre los mismos mexicanos; que sin duda nos permiten comprender las necesidades que pueden tener otras personas, adquirir un compromiso de solidaridad con ellos y eliminar toda actitud indiferente ante lo que les pasa a otros seres humanos.

Seguro en tu barrio, comunidad o colonia hay alguna historia por ahí que nos cuenta alguna acción solidaria con alguien... Vamos, cuéntala!!!!!

2. Ahora pida que con su familia o vecinos investiguen alguna historia que refleje el valor de la solidaridad y que responda las  siguientes preguntas:

  • ¿Qué pasó?
  • ¿De qué manera ayudaron?
  •  ¿Se organizaron de alguna manera para ayudar?
  •  ¿Cómo se sintieron con esa acción?

3. Como cierre de la actividad, pida a sus alumnos que expresen lo que aprendieron en esta tarea.  

 

[1] Fragmentos del Comunicado de Prensa Núm 1653. Inauguran muestra que cuenta una historia común entre México y Polonia, del Consejo Nacional para la Cultura y las Artes (CONACULTA), 14 de octubre de 2009. http://www.conaculta.gob.mx/sala_prensa_detalle.php?id=2238  

Conversa con nosotros sobre el valor del mes de junio: la Solidaridad, en las redes sociales de Fundación Televisa en @fundtelevisa y en www.facebook.com/fundaciontelevisa.tieneselvalor

 
2015_06_01-Actividades-1-y-2-Post 2015_06_01-Actividades-3-y-4-Post 2015_06_01-Actividades-5-y-6-Post 2015_06_01-Espíritu-Equipo-Post 2015_06_01-Mármol-y-Ónix-Post
Actividades de solidaridad para 1º y 2º de primaria
Actividades de solidaridad para 3º y 4º de primaria
Actividades de solidaridad para 5º y 6º de primaria
El espíritu de equipo
Mármol y ónix, un cuento de solidaridad
2015_06_01-Nieve-Niña-Post 2015_06_01-Clases-Solidaridad-Post 2015_06_01-Suecia-Noruega-post 2015_06_01-Muñecas-Post relleno
Nieve para la niña, cuento de solidaridad
Que nuestras clases sean de solidaridad
Suecia, Noruega y su solidaridad con América
Un cuento de solidaridad sobre muñecas