Acciones de Trabajo
Hace dos millones de años uno de los antecedentes más remotos del hombre aprendió a tallar piedras para elaborar armas de cacería. Había surgido el trabajo, la actividad humana que transforma el mundo, y comenzó una incesante serie de progresos para vivir mejor, como cuando los hombres construyeron las primeras cabañas (hace cien mil años) y dejaron de refugiarse en las cavernas. Hoy día los hombres y las mujeres se especializan en diferentes oficios y profesiones que hacen marchar al mundo. Mucho de lo que te rodea hoy es resultado del trabajo de cientos de personas: la ropa que vistes, la casa dónde vives y los servicios que disfrutas, como el transporte público. También es resultado del trabajo de tus familiares que ganan dinero para pagar todo eso. En algunos casos el trabajo tiene un resultado directo y personal: si trabajas limpiando tu casa, queda limpia. En otros, el resultado es indirecto: si trabajas para otra persona recibirás dinero para comprar lo que necesitas. El trabajo es una oportunidad de disfrutar tu poder de transformación. Los resultados pueden verse en cosas muy sencillas: si cultivas una jardinera, florecerán sus plantas. Pero también pueden verse en grandes cosas: si te conviertes en un gran médico, tu acción salvará vidas. REFLEXIONA Reflexiona: Sudor en la frente. No es tan importante cuál oficio o profesión elijas, sino que la desarrolles con entrega y creatividad: que te conviertas en el cerrajero que haga las mejores llaves, en el arquitecto que construya los mejores edificios, en el policía que cuide con más cariño y honestidad a las personas. Vividas con responsabilidad cada una de estas actividades ayuda a que el mundo marche mejor y juntas dan forma a la sociedad, donde todos necesitamos de todos. En lo individual trabajar bien te da nuevas habilidades y te permite ser una mejor persona, pues es una oportunidad de manifestar valores como la creatividad. Cuando comprendas todo eso, aprenderás a reconocer la importancia del trabajo de los demás con gratitud y generosidad. Ahora eres pequeño y aún no estás en edad de trabajar a cambio de un sueldo. Sería injusto que lo hicieras pues, por el momento, tu tarea es adquirir conocimientos que te permitan trabajar cuando seas grande. Sin embargo, aprende desde ahora a esforzarte por transformar el mundo: ayuda al trabajo del hogar, ayuda a tus padres o hermanos en su oficio y aprende de sus experiencias. Cuando estés bien cansado y sientas gotas de sudor en la frente, siéntate a disfrutar tu esfuerzo. Saber que te ganaste el pan de hoy es una de las mayores alegrías de la vida. PROBLEMAS PARA PENSAR A lo largo de la historia, algunas personas han abusado del trabajo de otros para obtener provecho injusto. La esclavitud consistía en apropiarse de seres humanos y exigirles sus servicios sin darles nada a cambio. Una de las grandes luchas de la historia fue eliminarla y, por fortuna, ha desaparecido en casi todo el mundo. Sin embargo, aún existe la explotaciónlaboral que consiste en pagar a una persona menos de lo que debería ganar o abusar de su capacidad y necesidad de trabajar. Lo bueno es que ha surgido un movimiento que busca el “trabajo decente”. Éste se caracteriza por la libertad (nadie puede forzar a otro a trabajar), la igualdad (todas las personas sin importar raza o sexo tienen derecho a trabajar), la seguridad (los trabajadores deben estar protegidos, tener servicios de salud y protección contra riesgos) y la dignidad (los trabajadores merecen consideración y respeto). Piensa en las personas de tu familia que trabajan y platica con ellas.¿Cumple su trabajo con esas características? ¿Qué propones hacer para que todos disfrutemos de un “trabajo decente”? LO QUE DICEN LOS LIBROS Elogio de la adaptación "No cuentan quienes señalan que un hombre fuerte se tambalea o que quien llevó a cabo una tarea pudo haberla hecho mejor. El crédito corresponde al hombre que está en la arena del esfuerzo, cuya cara se llena de polvo y sudor, que lucha con valentía, se equivoca y cuando no logra cumplir sus expectativas regresa para entregarse a un trabajo valioso con entusiasmo y devoción." —Theodore Roosevelt, Discurso pronunciado en La Sorbona de París, 1910 ACTIVIDADES Un laboratorio para el trabajo La "vocación profesional" es la inclinación a desarrollar un determinado tipo de trabajo. De acuerdo con una reciente encuesta, cuando sean grandes, la mayoría de los niños varones quieren ser futbolistas, policías, pilotos de carreras, aviadores y bomberos. Las niñas quieren ser maestras, veterinarias y doctoras. ¿Tú ya sabes qué quieres ser de grande? Para averiguarlo te proponemos la siguiente actividad: Haz una lista de las dos profesiones u oficios que más te gustaría tener de grande. Explica por qué te interesa, en especial, cada uno de ellos. Investiga dónde se estudian y cuáles son los requisitos para hacerlo. Investiga las tareas para desarrollarlos (prácticas, entrenamientos, etcétera). Ubica a alguien que tenga esas ocupaciones y conversen sobre ellas. Con toda la información obtenida revisa tu lista. ¿Aún te gustaría dedicarte a eso?